Lunes, 1 de Octubre de 2007

Holmes dice que los cambios climáticos extremos aumentarán la demanda de ayuda humanitaria

Agencia EFE ·01/10/2007 - 21:55h

Agencia EFE - El alto comisionado de la ONU para los Refugiados, Antonio Guterres (dcha.), afirmó hoy que Irak es el mayor desafío que afronta esa organización. En la imagen, Guterres, junto a subsecretario general para Asuntos Humanitarios de la ONU, John Holmes. EFE

El subsecretario general para Asuntos Humanitarios de la ONU, John Holmes, dijo hoy que la degradación del medio ambiente y los cambios climáticos extremos podrían provocar un aumento de las demandas de ayuda humanitaria en el mundo.

"No es un temor teórico, sino un fenómeno real y corriente, como lo han demostrado las fuertes lluvias en el sur de Asia y en otras regiones", advirtió Holmes ante la sesión anual del comité ejecutivo del Alto Comisionado para los Refugiados (ACNUR).

Según Holmes, en 2006 los desastres naturales (unos 254) aumentaron un 43 por ciento en comparación al período de 2000-2004 y un 23 por ciento en relación con 2005.

En lo que va de año, la ONU ha tenido que hacer 13 llamamientos urgentes de fondos, tres más que los precedentes récords anuales, debido a catástrofes naturales, como el fuerte terremoto provocado en Perú por cambios climáticos extremos.

"La vulnerabilidad frente a esos cambios climáticos extremos está creciendo, al igual que la población de las grandes metrópolis, donde los pobres y los más vulnerables siguen viviendo en los lugares más expuestos", indicó Holmes.

Además dijo que seis de las 10 mayores metrópolis del mundo se encuentran en zonas costeras, lo que en consecuencia incrementa las posibilidades de un gran desastre.

A ese respecto, el subsecretario de la ONU precisó que la batalla sobre los recursos: energía, tierras fértiles y agua potable, son una consecuencia inevitable de otros efectos de los cambios climáticos, como es el caso de la desertificación en África.

John Holmes reclamó una mayor presencia de la comunidad internacional para hacer frente a situaciones en extremo críticas, como las de los desplazados internos en países como Sudán, Somalia, y de los refugiados iraquíes en Jordania y Siria.