Lunes, 1 de Octubre de 2007

El mundial de Fórmula Uno se decidió en Hungría

Agencia EFE ·01/10/2007 - 12:58h

Agencia EFE - El piloto británico Lewis Hamilton (McLaren-Mercedes) levanta su trofeo tras ganar el Gran Premio de Japón de Fórmula Uno, disputado ayer bajo una intensa lluvia en el circuito del Monte Fuji, en Gotemba (Japón). EFE

El mundial de Fórmula Uno que el británico Lewis Hamilton (McLaren) puede conquistar ya el próximo domingo en China, se decidió la noche del 4 de agosto en Hungría, cuando los comisarios deportivos de ese Gran Premio sancionaron a Fernando Alonso por una maniobra del equipo que no deberían haber entrado a juzgar.

En aquella carrera a Fernando Alonso, que terminó cuarto, le privaron de conseguir siete puntos de ventaja, porque en condiciones normales el doble campeón del mundo habría obtenido la victoria por delante de su compañero Hamilton, con lo que el asturiano tendría cinco puntos mas y el británico dos menos.

Pero no solo fueron los puntos en litigio, sino todo que lo que desencadenó lo ocurrido en boxes a las 14:58 de la tarde cuando Fernando Alonso esperó las órdenes de su equipo para incorporarse a la pista y lograr la "pole", mientras su compañero esperaba a que le cambiaran las ruedas.

Lewis Hamilton, que en el Gran Premio de Japón disputado este fin de semana en el Fuji no ha cesado de atacar a verbalmente a Fernando Alonso, acusándole de falta de lealtad hacia el equipo y cosas similares, se le olvida que fue el primero que actuó contra el equipo, se saltó todos los acuerdos, se negó repetidamente a acatar las ordenes y terminó denunciándoles ante los comisarios deportivos.

Sin la actitud de Hamilton, de origen caribeño, su famoso padre nació en la isla de Granada, zona famosa por los piratas, se habría evitado el terremoto que sacudió no solo a su escudería, sino a toda la Fórmula Uno.

Pero lo hecho, hecho está. Hamilton, que el próximo año dice no querer a Fernando Alonso en el equipo, es posible que prefiera él poner el coche a punto, prescindir también de la presencia del piloto de pruebas Pedro de la Rosa, que han hecho del MP4/22 un coche vencedor.

Hamilton, que se convertirá en el primer debutante en conseguir el título mundial y el mas joven de la historia en hacerlo, tendrá seguramente la misma satisfacción que Michael Schumacher cuando consiguió el primero de sus siete título mundiales tras echar de la pista a Damon Hill en el Gran Premio de Australia, y seguirá su máxima de que el fin justifica los medios.

Después de haber tenido la suerte de debutar al volante de un coche muy competitivo, Hamilton también ha tenido a su lado la suerte que hace falta para conseguir un título mundial, que también la había tenido Fernando Alonso en las dos temporadas anteriores y ha sabido salir de todas las trampas que se ha encontrado en su camino.