Domingo, 30 de Septiembre de 2007

Gebrselassie destroza el crono

Haile Gebrselassie cumplió su palabra. El etiope avisó de que estaba en un gran momento de forma y 'voló' por las calles de Berlín hasta destrozar el récord mundial de Tergat.

IGNACIO ROMO ·30/09/2007 - 22:33h

El etíope Haile Gebrselassie posa con la medalla de oro en el maratón de Berlín. EFE

Es ya el mejor corredor de fondo de la historia. Haile Gebrselassie, 34 años, dos veces campeón olímpico de 10.000 metros, obtuvo ayer un nuevo récord mundial. Son ya 24. Una montaña de plusmarcas para el hombre de la sonrisa permanente.

Gebre había anunciado el récord. Todo un dato para un atleta que jamás ha alardeado de nada. Incluso prometió romper la barrera de las dos horas y cuatro minutos. No llegó a tanto pero le recortó 29 segundos al récord, un tremendo margen de mejora.

Las condiciones eran buenas ayer en Berlín. Tuvo suerte Haile porque el sábado llovió con fuerza en la capital alemana. Ayer, no. La carrera comenzó con 14 grados de temperatura y terminó con 18.

Kenianos 

Ironías de la vida. Fueron cuatro compatriotas de Paul Tergat (los kenianos Rop, Kigen, Limo y Kiprotich) los que cimentaron el récord, con un trabajo de lujo como liebres de la carrera. Cruzaron la media maratón en 1h02:29 (ritmo de 2h04:58) y siguieron tirando del etiope varios kilómetros, marcándole el ritmo, protegiéndole del aire.

En el kilómetro 30 se retiraron los dos kenianos que aún acompañaban a ‘Gebre’. Y entonces llegó la parte más espectacular de la exhibición de Haile. En lugar de modular el ritmo, en vez de darse un respiro, el hombre de la camiseta roja (se ha convertido ya en una de las enseñas míticas para los alemanes de Adidas) aceleró su tren y voló por el asfalto berlinés. En el kilómetro 35 se le cronometró en 2:50. Una barbaridad, un ritmo más propio de carreras de 10.000 metros.

‘Gebre’ terminó en negativo (se denomina así a las carreras en las que la segunda mitad es más rápida que la primera) con 1h01:57 en la segunda media maratón. A partir de hoy, ya sólo piensa en ganar  el título olímpico en Pekín. Ya no se escucha a los que dudaban de sus posibilidades en maratón porque ‘corría’ de puntillas. Tiene calidad para correr como quiera. 


Noticias Relacionadas