Lunes, 31 de Mayo de 2010

El Gobierno hará otra propuesta de reforma laboral

El Diálogo Social, tras la infructuosa reunión de hoy, continúa mañana y la próxima semana

 

BELÉN CARREÑO ·31/05/2010 - 23:00h

La prórroga del Gobierno al Diálogo Social está a punto de dar paso a la tanda de penaltis. Tras liquidar hoy una nueva reunión sin resultados significativos, Gobierno, patronal y sindicatos se han emplazado a verse de nuevo mañana y, con casi toda seguridad, por última vez la semana que viene en una fecha aún no cerrada.

Pero las reglas del juego van a cambiar en estas reuniones, ya que será el Gobierno el que deberá asumir de nuevo un papel activo, reformulando por última vez su propuesta. A esto se ha comprometido el Ejecutivo, a petición de los sindicatos.

El Gobierno trasladó sus últimas sugerencias el pasado 12 de abril y, desde entonces, apenas se han prodigado las reuniones tripartitas, ya que patronal y sindicatos se han sentado a dialogar bilateralmente. Ante el escaso resultado de estas conversaciones y debido a la presión de los plazos originalmente, la fecha límite para el acuerdo era ayer, el Gobierno ha regresado a las conversaciones.

Salgado dice que la reforma estará en marcha "antes de que termine junio"

La primera reunión a tres bandas fue el pasado sábado y se extendió durante toda la mañana sin apenas aproximaciones. La reunión de ayer, mucho más corta, fue también tripartita. Por parte del Gobierno, asistieron el ministro de Trabajo, Celestino Corbacho; el director de Presidencia, José Enrique Serrano, y el coordinador del Diálogo Social, Alfonso Morón; por CCOO y UGT, sus secretarios generales, Ignacio Fernández Toxo y Cándido Méndez, y por la patronal, su presidente, Gerardo Díaz Ferrán.

Los interlocutores han pasado a debatir a un nivel político, tomándose la medida de las posibilidades de alcanzar un pacto. El presidente de la CEOE, Gerardo Díaz Ferrán, afirmó ayer que "está bastante difícil acercar las posturas" con los sindicatos, ya que aún existen "muchas e importantes diferencias", pero insistió en que la CEOE "no se levantará de la mesa", informa EP. "Muchas veces se llega a acuerdos en el último momento pero sinceramente no lo veo fácil", pues la patronal "no puede firmar una reforma que no sea profunda", dijo.

Las posiciones maximalistas de la CEOE son, según los sindicatos, la razón por la que no se pueda cerrar un acuerdo a tres bandas. Del encuentro de ayer, sólo se vio clara la necesidad de seguir dialogando y de que el Gobierno debe liderar la última fase, ya que hasta ahora "ha arbitrado" ante patronal y sindicatos. Fuentes sindicales dicen que con el nuevo documento ya se conocerá "por dónde van a ir los tiros" de un posible decreto.

La fecha del 18 de junio cobra más fuerza para aprobar el decreto

La negociación se ha encallado en las causas para acogerse al despido objetivo (indemnizado con 20 días), la penalización de los contratos temporales y la universalización del contrato de Fomento indemnizado con 33 días. También se ha debatido sin éxito sobre la subvención de parte de la indemnización por despido o de adaptar el modelo austríaco.

En cuanto a los plazos, cobra fuerza, como adelantó ayer Público, que el Gobierno deje para el viernes 18 de junio la aprobación de la reforma laboral, negociada o decretada. Según Díaz Ferrán, las partes "no tienen plazo" para seguir negociando, aunque cree que "probablemente la fecha ya esté más cerca de la mitad de mes". Por lo pronto, convocará a los vicepresidentes de la CEOE el miércoles para debatir la marcha del proceso.

Según Díaz Ferrán, el Gobierno tiene un tiempo "bastante marcado por Bruselas" y el empresario supone que querrá consumirlo a la espera de un acuerdo. Sin embargo, recordó que "ya estamos fuera de tiempo". En este sentido, la vicepresidenta económica, Elena Salgado, aseguró ayer que el Gobierno ha tenido que "modificar el ritmo y la prioridad de las medidas", pero que ya "ha llegado el momento de la reforma laboral", informa P. González. Ante los dirigentes del Instituto de Empresa Familiar, aseguró que si no se logra el acuerdo, no deben tener "ninguna duda" de que el Gobierno "pondrá en marcha en muy corto plazo, antes de terminar junio", la reforma laboral.

También se manifestó ayer la secretaria de organización del PSOE, Leire Pajín, que aseguró que si finalmente el Gobierno se ve obligado a imponer una reforma laboral, intentará sumar las propuestas que se han puesto sobre la mesa en el proceso, ya que permitirán "abordar la mejor reforma laboral posible".

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad