Lunes, 31 de Mayo de 2010

Irán expande su programa nuclear, según un informe del OIEA

Reuters ·31/05/2010 - 20:58h

Irán ha estado preparando equipamiento adicional para un mayor nivel de enriquecimiento de uranio, según un informe confidencial de la agencia nuclear de Naciones Unidas obtenido por Reuters, una medida que podría elevar las tensiones con Occidente por su trabajo atómico.

Irán inició primero en febrero el enriquecimiento de uranio a un 20 por ciento de pureza diciendo que buscaba producir combustible para un reactor de investigación médica, después de que las negociaciones sobre un posible acuerdo de suministro de combustible nuclear se estancaran.

Previamente este mes, Brasil y Turquía revivieron partes de la propuesta, bajo la cual Irán enviaría 1,2 toneladas de su uranio bajamente enriquecido (LEU) al exterior a cambio de placas de combustible atómico, a fin de aliviar las tensiones con Occidente por su programa nuclear.

Pero el informe del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA por sus siglas en inglés) mostró que las reservas de LEU de Irán se incrementaron a 2,4 toneladas, lo que significa que aunque envíe al extranjero la mitad de ese material aún tendrá lo suficiente como para desarrollar una bomba atómica si enriquece uranio a niveles mayores.

Teherán dice que su programa nuclear tiene fines pacíficos. Pero recientemente grandes potencias mundiales apoyaron un borrador de sanciones de la ONU contra su actividad atómica.

"Basado en este informe, Washington se sentirá justificado a desestimar el acuerdo mediado por Brasil y Turquía y en lugar de eso se centrará en nuevas sanciones", dijo David Albright, jefe del Instituto de Ciencia y Seguridad Internacional.

El anuncio provocó sospechas de Occidente a que el enriquecimiento pueda acercarse al 90 por ciento de pureza, necesario para fabricar armas atómicas. Aunque Irán carecería de capacidad para hacer los ensambles de combustible especial necesarios para el reactor de investigación médica.

MAYOR ACCESO DEL OIEA

El informe de nueve páginas del OIEA indicó que Irán agregó un segundo conjunto de 164 centrífugas -máquinas de enriquecimiento nuclear- para ayudar a refinar el uranio a una pureza del 20 por ciento.

El informe dijo que las máquinas aún no estaban operativas.

La reacción de Estados Unidos sobre el informe parecía reflejar su intención de seguir adelante con los esfuerzos por aplicar más sanciones contra la república islámica.

La Casa Blanca sostuvo que el documento del OIEA resalta la negativa de Irán a cumplir con los requerimientos internacionales para sostener conversaciones constructivas sobre su programa nuclear.

"Este último reporte del OIEA muestra el continuo fracaso de Irán en cumplir con sus obligaciones internacionales y una falta de cooperación constante con el OIEA", dijo el portavoz del Consejo de Seguridad Interior de la Casa Blanca, Mike Hammer.

Cuando se publicó el informe anterior en febrero, Irán sólo poseía un set de centrifugadoras instaladas para el programa.

La república islámica dijo al OIEA que las máquinas adicionales apoyarán el trabajo de enriquecimiento al permitir que el material sea vuelto a depositar en ellas.

Sin embargo, analistas dicen que pueden ser configuradas para expandir la producción, una medida que encendería las alarmas en Occidente.

Teherán cedió a una petición de meses atrás del OIEA para permitir una mejor supervisión del enriquecimiento. La agencia indicó que, de todas maneras, la supervisión debió aplicarse apenas comenzó el proceso para asegurar que el material no fuera desviado a usos militares.

Bajo un nuevo acuerdo entre Irán y el OIEA, inspectores han podido mejorar las observaciones, mantener un registro del material nuclear y equipos al ponerlos bajo el sello de la agencia, además de realizar inspecciones avisadas con poca antelación.