Lunes, 31 de Mayo de 2010

Un ataque aéreo paquistaní contra extremistas causa 42 muertos

Reuters ·31/05/2010 - 20:25h

Aviones de combate paquistaníes atacaron escondites islamistas en la región de Orakzai el lunes, causando la muerte de 42 insurgentes, dijeron responsables de Gobierno y seguridad, en la última de una serie de redadas contra rebeldes en el noroeste del país.

Los aviones de guerra atacaron posiciones extremistas en tres áreas de la región Orakzai, donde fuerzas gubernamentales han intensificado los ataques en las últimas semanas, tras limpiar bastiones de talibanes de otras zonas.

"Nuestros aviones de combate llevaron a cabo ataques tras informaciones de que había militantes presentes en esas áreas", dijo un responsable de seguridad, quien no quiso ser identificado.

Un responsable gubernamental, Nauman Khan, dijo que 42 insurgentes murieron y 18 fueron heridos en los ataques aéreos.

Un portavoz talibán, Hafiz Saeed, confirmó los ataques pero negó cualquier baja y dijo que las naves de combate sólo bombardearon casas abandonadas.

El Ejército dice que varios cientos de combatientes talibanes murieron en Orakzai en las últimas semanas, pero no ha habido confirmaciones independientes de esa información. Los talibanes suelen refutar los recuentos del Ejército.

Pese a las fuertes pérdidas, los militantes han podido devolver los golpes y perpetraron una ola de ataques con bombas y armas, causando la muerte de cientos de personas en todo el país.

Militantes talibanes causaron la muerte de al menos 84 personas en ataques a fieles de una minoría religiosa conocida como Ahmadis en dos mezquitas de la oriental ciudad paquistaní de Lahore el viernes.

Y el lunes en Narowal, una ciudad 80 kilómetros al noreste de Lahore, un hombre apuñaló a un ahmadi hasta la muerte, además de herir a su hijo.

La policía dijo que arrestó al atacante e indagaba si el hecho fue motivado por religión o se trató de una riña personal.

Los ahmadis se consideran musulmanes, pero muchos en Pakistán, incluyendo al Gobierno, no los consideran de esa forma. En 1974, Pakistán se convirtió en el único Estado musulmán en declarar a los ahmadis no musulmanes y prohibir la práctica abierta de su credo.

Tras los ataques de Lahore, un portavoz de los talibanes en Pakistán dijo que los ahmadis habían sido asaltados por su fe, que incluye la creencia en otros profetas después de Mahoma.

Pakistán, que cuenta con arsenal nuclear, se unió a la campaña liderada por Estados Unidos contra la militancia tras los ataques del 11 de septiembre del 2001.

La acción paquistaní contra militantes a lo largo de la frontera afgana es considerada clave en los esfuerzos estadounidenses por estabilizar a Afganistán.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad