Lunes, 31 de Mayo de 2010

El PSE califica de "suficiente" el acuerdo con el PNV en algunos puntos del plan educativo para la paz

EFE ·31/05/2010 - 17:41h

EFE - Los integrantes de la comisión negociadora para el Plan de Convivencia Democrática y Deslegitimación de la Violencia: (de izquierda a derecha) Iñigo Iturrate, Arantza Aurrekoetxea, Joseba Eguibar, y Maribel Vaquero, hoy en Bilbao.

El Gobierno Vasco del PSE ha calificado hoy de "suficiente" al acuerdo alcanzado en torno al plan de educación para la paz con el PNV, formación que ha limitado el "entendimiento" a algunos puntos del texto aunque ha valorado los cambios "significativos" en el mismo.

Por su parte, el PP vasco ha dicho que apoya el "texto definitivo" del Plan de Convivencia Democrática y Deslegitimación de la Violencia porque "subsisten los elementos claves".

El plazo marcado por el Gobierno Vasco para cerrar un acuerdo con el PNV sobre este plan concluía hoy, ya que el Ejecutivo pretende aprobar el documento en la reunión del Consejo del próximo día 8 y presentarlo a debate en el Parlamento el 11 de junio.

El PSE-EE y el Ejecutivo autónomo han anunciado que, tras la reunión mantenida hoy con el PNV, se ha alcanzado un "acuerdo suficiente", con el que se han mostrado "razonablemente satisfechos".

La consejera de Educación, Isabel Celaá, y el portavoz del PSE, José Antonio Pastor, han señalado que ese acuerdo garantiza la consecución de los objetivos básicos del plan y su aplicación en el ámbito educativo.

Según Celaá el plan acordado es un texto refundido, como exigía el PNV, que incluye los principios rectores del Plan de Convivencia Democrática y Deslegitimación de la Violencia redactado por el Ejecutivo de Patxi López, las bases del Plan de Educación para la Paz del anterior Gobierno tripartito y las aportaciones realizadas por 18 entidades educativas y colectivos de víctimas.

En el texto queda claro que el testimonio de las víctimas del terrorismo "constituye un recurso pedagógico valioso que contribuye al proceso de educación para la paz y la convivencia" y que la presencia de ese testimonio en las aulas "será administrado por los centros educativos en el ejercicio de su autonomía, tal y como lo reclamaba el Consejo Escolar de Euskadi", ha dicho Celaá.

Por su parte, el portavoz del PNV, Joseba Egibar, explicado que ha habido acuerdos y "entendimiento" en varios puntos del plan, pero ha recalcado que no se ha producido un pacto en el conjunto del plan.

Ha explicado que en el proceso negociador ha habido "avances significativos", como que se reconoce la vigencia del plan de educación para la paz del anterior gobierno en "algunos capítulos, como en la visión sobre los derechos humanos" y se reconoce la autonomía de los centros para aplicar el plan.

Además, ha destacado que "se elimina cualquier adoctrinamiento constitucional" y "se reconoce la legitimidad de todos los proyectos políticos y la posibilidad de reformar el marco vigente".

A pesar de estos "avances", plasmados -ha señalado Egibar- en el hecho de que el primer borrador tenía 38 páginas y el cuarto 160, ha considerado que el plan tiene "carencias" y es "mejorable".

"Éste no es nuestro plan, sino del Gobierno vasco, del Partido Socialista", ha recalcado y ha lamentado que "se ha perdido la oportunidad" de reconocer como víctimas "a personas que son también víctimas de la violencia por motivación política" o a aquellas personas que han sufrido "violencia de Estado".

El PP vasco ha expresado su apoyo al texto a través de su portavoz, Leopoldo Barreda, quien ha destacado que "subsisten los elementos claves" como la "referencia constitucional y estatutaria, la defensa de los valores democráticos, el papel de las víctimas, el ser un plan que abarca al conjunto del Gobierno y que pone el foco en el terrorismo que padecemos, que es el de ETA, todo eso está perfectamente recogido".

Barreda ha destacado que este plan "supera la equidistancia y ambigüedad" del elaborado por el anterior Gobierno vasco y ha dicho que, aunque su formación "no coincide al cien por cien" con él, lo respalda porque "hay elementos suficientes para el consenso".

El Gobierno Vasco envió el pasado mes de marzo al Parlamento su reformulación del plan de educación para la paz del anterior Ejecutivo vasco, que fue rechazado por todos los partidos de la oposición y únicamente contó con el apoyo de UPyD y del PP, el socio preferente del PSE-EE.

Tras ese rechazo, el Ejecutivo socialista aceptó modificarlo para buscar un mayor consenso y comenzó, con el consentimiento del PP, una larga negociación con el PNV, que ha incluido el intercambio de documentos y borradores.