Lunes, 31 de Mayo de 2010

Asocian consumo vitamina E con menor riesgo de eczema cutáneo

Reuters ·31/05/2010 - 18:16h

Los niños que consumen una gran cantidad de alimentos con vitamina E tendrían un bajo riesgo de desarrollar eczemas cutáneos, según un estudio en Japón.

Al mismo tiempo, los alimentos ricos en vitamina A no protegerían de las alergias.

El equipo de Masayuki Okuda, de la Universidad de Yamaguchi, en Ube, midió los niveles de sustancias en sangre para identificar la cantidad de ambas vitaminas que consumían los niños. Los autores se concentraron en el asma y el eczema porque ambos están asociados con la alergia.

El estudio incluyó 396 niños de entre 10 y 13 años. En los 240 con eczema, sibilancias o asma, el equipo no halló relación entre el riesgo de desarrollar alguna de esas enfermedades y los niveles en sangre de compuestos asociados con la vitamina A.

De todos modos, los niños con mayor cantidad de compuestos relacionados con la vitamina E tenían un 67 por ciento menos riesgo de desarrollar eczema que aquellos con los niveles más bajos. Lo mismo se observó en los participantes con porcentajes moderadamente altos de esas sustancias.

Aunque el estudio no prueba que exista una relación causa y efecto, fue más preciso que otros previos realizados a partir de cuestionarios alimentarios, que muchas veces no son confiables porque dependen de la memoria individual.

Las frutas amarillas, rojas y anaranjadas son ricas en vitamina A y compuestos asociados, mientras que la vitamina E se encuentra en los aceites vegetales, los frutos secos y los granos integrales.

No existen estándares unificados para los niveles de esos compuestos en sangre, pero Estados Unidos dice que los niños deberían consumir 2000 unidades internacionales (UI) de vitamina A por día. El consumo diario de vitamina E recomendado para el mismo grupo es de 16 UI.

Para el equipo, el efecto antioxidante y de refuerzo del sistema inmunológico de la vitamina E reducirían el riesgo de desarrollar eczema.

FUENTE: Pediatric Allergy and Immunology, online 30 de abril del 2010.