Lunes, 31 de Mayo de 2010

La inspección de las diócesis irlandesas con casos de pederastia comenzará en otoño

EFE ·31/05/2010 - 13:27h

EFE - El cardenal primado de Irlanda, Sean Brady, durante una celebración religiosa en St.Peter en Moy, Armagh, al norte de Irlanda, el pasado 14 de marzo. EFE/Archivo

La inspección de las diócesis y seminarios de Irlanda donde se cometieron durante décadas abusos sexuales por parte de sacerdotes a menores comenzará el próximo otoño y el papa Benedicto XVI ha nombrado a cuatro arzobispos para efectuarla, informó hoy el Vaticano.

Los encargados de la "visita apostólica", como se conoce en el Vaticano a estas investigaciones, serán el cardenal Cormac Murphy O'Connor, arzobispo jubilado de Westminster; el cardenal Sean Patrick O'Malley, arzobispo de Boston (EEUU); Thomas Christopher Collins, arzobispo de Toronto, y Terrence Thomas Prendergast, arzobispo de Ottawa (Canadá).

Murphy O'Connor investigará la archidiócesis de Armagh, O'Malley la de Dublín, Collins la de Cashel y Emly y Prendergast se ocupará de la Tuam.

La inspección fue anunciada por Benedicto XVI en la carta que el pasado 20 de marzo envió a los católicos irlandeses, en la que pidió perdón a las víctimas de los curas pederastas, a las que dijo que siente "vergüenza", y advirtió a esos sacerdotes que deben responder ante Dios y ante los tribunales.

Asimismo, el Pontífice abroncó a los obispos irlandeses por la "lamentable" gestión de lo sucedido.

Con esta "visita apostólica", el Vaticano pretende "ayudar" a los obispos, al clero, a los religiosos y a los fieles "a afrontar adecuadamente la situación creada por los trágicos casos de abusos cometidos por sacerdotes y religiosos sobre menores y para contribuir a la renovación espiritual y moral deseada" en la Iglesia irlandesa.

Los cuatro arzobispos, según el Vaticano, profundizarán en la problemática relacionada con el trato de los casos de abusos y en "la debida asistencia" a las víctimas y también comprobarán "la eficacia y la posibilidad de mejorar las actuales modalidades de prevención de los abusos".

Las inspecciones comenzarán en esas cuatro archidiócesis y después continuarán en las otras diócesis irlandesas.

Los seminarios irlandeses y el Colegio Pontificio Irlandés en Roma, por otra parte, serán inspeccionados por el arzobispo de Nueva York, Timothy Dolan, mientras dos sacerdotes -Joseph Tobin y Gero McLaughlin- y dos monjas -Sharon Holland y Mairin McDonagh- inspeccionarán las congregaciones masculinas y femeninas, respectivamente.

El pasado año se conocieron dos informes oficiales que desvelaron que durante décadas centenares de niños irlandeses sufrieron abusos sexuales por parte de sacerdotes en ese país.

El Informe Ryan sacó a la luz que en los últimos 70 años miles de menores sufrieron abusos sexuales y torturas físicas y psíquicas en instituciones estatales regentadas por religiosos.

El informe Murphy desveló que 400 niños fueron víctimas de abusos por 46 sacerdotes de la archidiócesis de Dublín desde 1975 a 2004.

Tras conocer estos casos, Benedicto XVI manifestó que estaba "asolado y angustiado" y que compartía con los fieles la "indignación, la traición y la vergüenza" por esos delitos sexuales.

El 21 de marzo pasado envió la carta a los fieles, que fue leída en las iglesias irlandesas.

Numeras personas y grupos de víctimas, mostraron su decepción al considerar que el Pontífice se olvidó de la responsabilidad del Vaticano y de la jerarquía católica local al dirigir principalmente sus críticas solamente hacia los sacerdotes.

Por estos casos han sido cesados ya cuatro prelados irlandeses y no se descartan nuevas dimisiones.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad