Lunes, 31 de Mayo de 2010

México exhuma los restos de sus héroes de la Independencia

Reuters ·31/05/2010 - 09:03h

México exhumó el domingo los restos de sus héroes de la Independencia en un intento por poner fin a ocho décadas de confusión y para aclarar sus identidades después de haber sido sepultados de forma desordenada.

En una ceremonia militar, el presidente mexicano Felipe Calderón encabezó el traslado de los restos de 12 héroes nacionales del céntrico Ángel de la Independencia al vecino Castillo de Chapultepec, donde serán estudiados.

Uno de los cráneos pertenece al sacerdote Miguel Hidalgo, llamado el "Padre de la Patria" por haber iniciado en 1810 la lucha de la colonia contra la Corona española.

"Fue Hidalgo, el primero en abolir la esclavitud en toda la América continental", dijo Calderón. "Gracias a Hidalgo y a quienes lo siguieron, gracias a ellos México existe y nuestra bandera nacional se yergue orgullosa", agregó.

Desde 1925, los restos de los libertadores yacían en la base de la icónica columna de la Independencia, conocida como El Ángel, en la céntrica avenida Reforma, inaugurada en el siglo XIX y que trataba de emular los Campos Elíseos de París.

Pero especialistas piensan que algunos de los huesos podrían estar en desorden e incluso hay quienes dudan que algunos pertenezcan efectivamente a los caudillos.

"Me pregunto si se quebraría ese amor, ese respeto a todos los monumentos que me enseñaron a honrar desde pequeña, si se dijera que siempre no están aquí los héroes que nos dijeron durante tantos años", dijo una investigadora que tomaba apuntes para un libro que escribe sobre el tema y que optó por el anonimato.

de 1823 a 1925 - casi en el olvido y descuidados bajo la catedral de la Ciudad de México, según varias fuentes y documentos en manos de historiadores.

En la ceremonia, un grupo de cadetes militares y vestidos con uniformes de gala extrajeron una a una del mausoleo las cinco urnas mortuorias con los restos, entre ellas una de cristal que dejaba ver las osamentas de los héroes, mientras retumbaban los acordes de la banda de guerra.

A lo lejos, decenas de personas se arremolinaban intentando ver el cortejo fúnebre llevado por un convoy de vehículos militares, arrojando flores blancas y lanzando vítores a su paso como "Vivan los héroes que nos dieron patria".

"Está impresionante, sobre todo para los niños que les va a servir para el futuro ahora que están estudiando", comentó Javier Padilla, de 59 años, quien llevaba a sus nieta de la mano a conocer más de cerca a los libertadores.

Tras ser analizados y se determine con certeza a quién pertenecen, los restos se colocarán en nuevas urnas para ser exhibidos desde agosto por un año en Palacio Nacional, sede del Gobierno, como parte de los festejos del bicentenario de la Independencia.