Domingo, 30 de Septiembre de 2007

Un Hay Festival muy tradicional llega a su fin

DIEGO VASKO ·30/09/2007 - 21:42h
Se acabó el Festival de las Letras de Segovia. Punto final para cuatro días por los que han pasado 128 protagonistas en 55 eventos. Hubo muchos bostezos, muchas canas y alguna que otra genialidad.
El Hay Festival es a las letras lo que la selección italiana al fútbol: una garantía de aburrimiento eficaz y prolija. Nunca va a ganar por goleada, pero puede ganar un título mundial.
Cuando se le propone al director del festival la idea de crear un OFF Hay Festival para hacer de la literatura un evento más underground, más interactivo y más creativo en su puesta en escena, Peter Florence responde que lo importante es lo que se dice y que el Hay es como una comida casera y familiar. Ellos no quieren un fast food ni nada funky, y adelantó que en dos años van a crear un Hay para niños, porque, según él, es el mercado que más vende en Inglaterra. Si de venta se trata, las hamburguesas del payaso tienen también mucho éxito.
El humor de Arnold Wesker volvió a destacar cuando dijo: "Setenta y cinco años leyendo y escribiendo son suficientes. Por qué no me dan el Nobel y ya me retiro".
Leonardo Valencia dijo sobre el festival: "Odio al festival porque no me dejó conocer Segovia". Y el portugués Gonçalo Tavares resumió la sensación general: "Hablar de literatura no es perfecto, pero nada es perfecto". Fin, por fin. D