Lunes, 31 de Mayo de 2010

El ajuste de las comunidades

·31/05/2010 - 04:12h

Andalucía. Más medidas fiscales

Apenas dos meses después de que el presidente andaluz subiese los impuestos autonómicos para las rentas más altas, la sombra de una nueva subida fiscal asoma sobre los hombros de los que más tienen. El presidente Griñán afirmó que "no descarta" aplicar medidas fiscales, pero sin especificar cuáles. Por si lo ya hecho dentro de sus competencias sirve de pista, Griñán ya ha incrementado este año la tributación del 8 al 9% para las transmisiones patrimoniales de inmuebles por valor de más de 400.000 euros, de garajes de más de 30.000 euros, de turismos y todoterrenos de más de 150 CV, de embarcaciones de recreo de más de 8 metros de eslora, y de transmisión de objetos de arte y antigüedades.

Aunque aún no hay concreción, las inversiones "se reprogramarán" en el tiempo. Mientras tanto, el recorte salarial del 5% para los 285.000 empleados públicos ya fue aprobado el viernes y supondrá un ahorro de 861 millones de euros durante los ejercicios de 2010 y 2011. 

Galicia. Desafío ante el ajuste

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo (PP), se ha mostrado desafiante ante el ajuste de Zapatero. "Galicia no puede pagar y no pagará el déficit público alarmante al que ha llegado el Gobierno por su falta de rigor", ha advertido, tras criticar que deban ser las comunidades las obligadas a apretarse el cinturón.

El Ejecutivo gallego se ha visto obligado a recortar sus presupuestos en 200 millones al recibir una partida inferior a la esperada del nuevo sistema de financiación autonómica y debido al aplazamiento de las transferencias estatales. El tijeretazo se lo han llevado el gasto corriente y las inversiones, rebajados en 125 millones y 75 millones respectivamente.Además, la Xunta se ha propuesto adelgazar la llamada administración paralela, que supone la desaparición de 46 organismos, sociedades y fundaciones de carácter público, lo que comportará un ahorro anual de unos 10 millones, el 7% de los fondos totales que manejan. 

Castilla y León. Ajuste para altos cargos

La Junta de Castilla y León, una vez que el Gobierno central lanzó su paquete de ajuste, dio a conocer los movimientos inmediatos que pretendía poner en marcha. La mayoría están relacionados con los sueldos de los altos cargos, aunque mantiene el número de consejerías y empresas públicas y fundaciones. Ha anunciado que mantendrá las inversiones en marcha y analizará las que están pendientes, y revisará las subvenciones con el objetivo de reducirlas en un 10%. Con todo, ello pretende ahorrar 110 millones.

Pero el Ejecutivo de Castilla y León "presume" que ya movieron ficha ante la crisis económica, cuando se aprobó el plan económico-financiero de reequilibrio de Castilla y León, para los años 2010 a 2012 y no han agotado el límite de la deuda, "como han hecho otras comunidades".Así, la deuda que recogen los Presupuestos para este año no supera el 2,18% del PIB, lo que, según las mismas fuentes, ha permitido ahorrar a Castilla y León en torno a 300 millones de euros.  

Valencia. Un Gobierno excesivo

El presidente de la Generalitat Valenciana está al frente de un gobierno con tres vicepresidentes y diez conselleries. Una situación que muchos dirigentes consevadores, la oposición e incluso la patronal valenciana consideran excesiva, pero que Camps, condicionado por la Gürtel, evita afrontar.

Por el contrario, el ajuste que ha aplicado el Gobierno valenciano ha pasado por la eliminación de 15 de las 80 fundaciones y empresas públicas con las que se prevé ahorrar 115 millones. Esta actuación se incluye en un anunciado plan de austeridad que aún falta por concretar. Del ajuste también se libran los diputados autonómicos, pues en Les Corts Valencianes no se ha planteado todavía ninguna medida para reducir el sueldo de sus señorías.

Mientras, los conservadores valencianos declaran su insumisión al ajuste del Gobierno de Rodríguez Zapatero, y resucitan la promesa de un particular cheque-bebé de 4.000 euros, anunciado hace años y que jamás se puso en marcha. 

País Vasco. Siguiendo a Madrid

El Gobierno vasco maneja varios parámetros para complementar o ajustar en Euskadi el recorte de Zapatero. En primer lugar, pretende que la rebaja salarial del 5% a los funcionarios sea del 2% en el País Vasco. Según interpreta, el decreto obliga a aplicar la bajada a las retribuciones básicas (salario base y antigüedad), pero no a los complementos. El Ejecutivo vasco prevé lograr ese ahorro del 5% con otras medidas, como la amortización de 304 plazas vacantes en la administración. Además, para 2011 congelará los salarios de los cargos públicos y empleados.

Una medida más singular en Euskadi radica en el mantenimiento del cheque bebé. Otras alternativas están en el aire. Es el caso del debate planteado por el lehendakari, Patxi López, para que los pensionistas con rentas altas paguen parte de sus medicamentos. El Gobierno vasco aboga además por subir los impuestos, pero sobre este punto tampoco tiene el apoyo de su socio preferente, el PP.  

Catalunya. Recorte e impuestos

La Generalitat ha aprobado un conjunto de medidas de austeridad que permitirán recortar hasta finales de este año hasta 1.700 millones. El plan incluye un recorte medio del 5% de los salarios de los funcionarios autonómicos, y una reducción de los conciertos sanitarios y educativos, del 3,21% y del 1,18% respectivamente.
El Gobierno catalán contempla, además, la ralentización de algunas inversiones y del despliegue de determinados servicios de sanidad, educación y servicios sociales, así como una simplificación de las entidades del sector público.

Aparte de los recortes, el plan contempla una subida de impuestos: el de Transmisiones Patrimoniales, al 8%, el de Actos Jurídicos Documentados, al 1,2%, y el de Matriculación sube al 16% para los vehículos más contaminantes. Queda pendiente de definir una reforma del IRPF para incrementar los impuestos a los ciudadanos con las rentas más altas.  

Noticias Relacionadas