Domingo, 30 de Mayo de 2010

Inaugurado el primer museo de arte contemporáneo en Roma

Reuters ·30/05/2010 - 15:51h

La arquitecta iraquí Zaha Hadid ha necesitado 11 años, 150 millones y seis ministros italianos de Cultura para construir el primer museo estatal de arte contemporáneo, uno de los pocos espacios futuristas que surgen en la ciudad antigua.

el Museo de Arte para el siglo XXI, su proyecto más grande hasta la fecha.

"Cuando llegué por primera vez a Roma cuando era un niño en la década de los 60 y posaba para las fotos en frente de la Fontana di Trevi, nunca pensé que estaría hoy aquí", dijo la iraquí.

La espiral conocida como "la boa de plata" tiene una estructura de 27.000 metros cuadrados y cuenta con espacios para actuaciones en directo.

Su colección contiene alrededor de 300 obras de la talla de Alighiero Boetti, Anish Kapoor, Anselm Kiefer y Andy Warhol, así como diseños de los arquitectos e ingenieros del siglo XX.

y con una iglesia barroca a apenas unos metros.

Un esqueleto humano gigante del artista italiano Gino De Dominicis, a quien el museo dedica una retrospectiva amplia, se encuentra a las puertas del centro.

En el interior, escaleras de acero y columnas enroscadas se convierten en paredes y techos, creándose múltiples capas, pasillos y habitaciones

más pequeñas dentro de las amplias galerías de espacios abiertos.

La iluminación juega un papel crucial, con una luz natural que entra a través de los grandes ventanales y los techos de cristal.

LO MODERNO FRENTE A LO ANTIGUO

Los organizadores esperan atraer a 400.000 personas en el primer año, pero no a todo el mundo le gusta la estructura ultramoderna en una ciudad que normalmente huye de los proyectos de tecnología avanzada. Los detractores dicen que parece una nave espacial.

Hadid, quien ganó un concurso internacional para diseñar el nuevo museo en 1999, llegó a Roma con una larga lista de credenciales y logros. Entre sus obras se encuentran la Estación de Bomberos de Vitra en Alemania y el Centro de Arte Contemporáneo Rosenthal de Cincinnati.

equivalente al Nobel de arquitectura - ha sido objeto de algunas críticas muy crueles.

Sus proyectos son reconocidos por las demoras y las espirales costosas, pero esta vez ella también tuvo que luchar durante su camino a través de la burocracia romana a paso de caracol.

El museo, uno de los más ambiciosos de una serie de proyectos destinados a convertir la ciudad eterna en un punto de acceso para el arte contemporáneo, iba a abrirse al público en un principio en 2005, pero la construcción comenzó tarde y se retrasó aún más por la falta de financiación.

El actual ministro de la Cultura italiana, Sandro Bondi, dijo en la inauguración del MAXXI que "nuestro primer deber es proteger, preservar y aprovechar al máximo nuestro patrimonio histórico. Pero también tenemos una obligación que es muy importante, la de apoyar y promover los espacios culturales y los artistas de nuestro tiempo".