Domingo, 30 de Mayo de 2010

Santos y Mockus arañan votos en víspera marcada por ataques guerrilleros en Colombia

EFE ·30/05/2010 - 07:36h

EFE - Empleados de la Registraduría Nacional de Colombia organizan las urnas y cubículos el sábado 29 de mayo, durante los preparativos realizados en los puestos de votación de Cali (Colombia), para la jornada de elección presidencial de hoy.

Los candidatos favoritos en los comicios presidenciales colombianos, Juan Manuel Santos y Antanas Mockus, pidieron el sábado a sus conciudadanos que acudan hoy a votar libremente en las elecciones más disputadas de la historia reciente.

Ambos candidatos hicieron el llamamiento en una jornada marcada por incidentes guerrilleros aislados y fuertes medidas de seguridad.

Mockus y Santos, con un empate técnico en las encuestas, pasarían el domingo a una segunda vuelta prevista para el 20 de junio, cuando se espera conocer quién sucederá a Álvaro Uribe, quien ha desempeñado la Presidencia durante ocho años y pasará el testigo el 7 de agosto próximo con una popularidad cercana al 75 por ciento.

Santos, ex ministro de Defensa de Uribe, aprovechó la víspera de la elección para ofrecer una multitudinaria rueda de prensa a periodistas extranjeros en la que tildó de "muy especiales" estos comicios, por celebrarse en un "ambiente de paz y tranquilidad" sin precedentes.

"A pesar de las diferencias personales y políticas (entre los candidatos), pase lo que pase, la democracia sale fortalecida", dijo Santos, quien adelantó que estas elecciones "podrán ser las más seguras de las últimas décadas".

El candidato oficialista achacó el buen ambiente a las políticas de seguridad del presidente Uribe, en cuyo gobierno, dijo, hubo "fallas" que él espera resolver y "grandes éxitos" que va a replicar.

"Estas elecciones sirven para demostrar al mundo el cambio que ha sufrido Colombia para bien, por eso que gane el mejor, el que elija el pueblo colombiano", enfatizó.

Mockus, filósofo y doctor en Matemáticas, dedicó la jornada a comunicarse con sus seguidores, con el propósito de captar los votos que marcarían la diferencia frente a Santos, a través de las redes sociales.

Internet es la que le ha encumbrado sorprendentemente en las encuestas hasta convertirle en uno de los favoritos.

En declaraciones a los periodistas, y tras responder a las preguntas de sus acólitos desde Onda Verde, su emisora online, Mockus también pidió el voto libre y consciente de los colombianos, tras reconocer que él fue abstencionista hasta los 23 años.

El candidato del Partido Verde pidió a sus conciudadanos que voten "juntando la razón y el corazón" porque -a su juicio- "la política es un tema de razones, se discuten intereses, pero sobre todo hay emociones".

Santos y Mockus cerraron así una campaña marcada por el civismo y la pluralidad de ideas, en las que participaron otros siete aspirantes sin posibilidades de pasar la primera vuelta electoral.

A los llamamientos para acudir a las urnas se sumó el presidente Uribe, quien reiteró a los colombianos que no se dejen "intimidar" a la hora de votar por las "amenazas" del extranjero o del terrorismo.

Mientras Bogotá vivía hoy esta jornada de sosiego y buenas intenciones, la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), que ha llamado a la abstención, protagonizó varios incidentes aislados en las zonas más convulsas, como los departamentos de Cauca (suroeste) y Caquetá (sur).

Al menos dos menores murieron en el Cauca cuando, en el transcurso de un enfrentamiento con militares, los guerrilleros lanzaron una bomba contra una vivienda del poblado El Plateado.

También en el Cauca, la caravana del general de la Policía Gustavo Adolfo Ricaurte fue atacada con granadas y ráfagas de fusil por presuntos miembros de las FARC, con el resultado de un escolta herido.

En Caquetá, otra de las regiones con fuerte presencia de las FARC, dos soldados murieron y otros tres resultaron heridos al caer en un campo minado.

Ante este panorama, las Fuerzas Militares y la Policía Nacional se mantienen en máxima alerta en todo el país, con el despliegue de más de 350.000 efectivos para evitar atentados y permitir a los casi 30 millones de colombianos convocados a las urnas ejercer su derecho al voto el domingo en los más de 1.100 municipios con los que cuenta el país.

Esther Rebollo