Domingo, 30 de Mayo de 2010

Las críticas se concentran en los talibanes de Salgado

El partido juzga sin sensibilidad social a Ocaña y Campa

G. L. A. ·30/05/2010 - 08:00h

G. L. A. - Elena Salgado.

El "despropósito" del cerrojazo a la capacidad de endeudamiento a largo plazo de los ayuntamientos volvió a disparar todas las alarmas sobre la decoordinación interna.

La sucesión de hechos que ha podido reconstruir Público indica que, después de que Zapatero presentara el día 12 en el Congreso las líneas maestras del ajuste, llegó a oídos el ministro de Política Territorial, Manuel Chaves, la pretensión de Economía y Hacienda de cortar el grifo de la deuda municipal de forma inmediata. Desde su departamento se alertó al que dirige Elena Salgado de que esa medida supondría el colapso de los ayuntamientos y crearía un problema político con los alcaldes.

Los ministros aprobaron el tijeretazo sin tener el texto del decreto

La advertencia del Ministerio de Política Territorial incluía la consideración de que 2011 será un año de bajo endeudamiento porque al ser electoral habrá seis meses inhábiles para contraer créditos, pero los colaboradores de la vicepresidenta económica hicieron oídos sordos, más preocupados por las informaciones que apuntaban a que algunas entidades financieras están incitando nuevos endeudamientos con dos años de moratoria.

Desde el PSOE, que tuvo que frenar el conato de rebelión de los alcaldes, se exime a Salgado, pero se carga contra sus dos secretarios de Estado, Carlos Ocaña heredado de Pedro Solbes y José Manuel Campa, a los que se considera "talibanes" del ajuste, nada sensibles a las necesidades del electorado socialista y a la sangría electoral que puede suponer el tijeretazo social.

Los alcaldes no fueron los únicos que el día 24 se desayunaron en el BOE con una medida que desconocían. El Consejo de Ministros del día 20 aprobó el plan de recorte del gasto público sin que la vicepresidenta económica les presentara el texto del decreto ley, de modo que la letra pequeña no la pudieron leer hasta que fue publicado en el BOE. Más de un ministro descubrió ese día que ha pasado a estar sometido a la tutela de Salgado, ya que todas las inversiones públicas que superen una determinada cuantía habrán de tener la previa autorización del Ministerio de Economía.

Noticias Relacionadas