Domingo, 30 de Mayo de 2010

Rajoy pide recortar los gastos electorales

El líder del PP, sobre cuyo partido planea la sombra de la financiación ilegal, dice que sobra la "propaganda"

YOLANDA GONZÁLEZ ·30/05/2010 - 08:00h

Esteban González Pons, Ana Mato, Mariano Rajoy, Luisa Fernanda Rudi y Javier Arenas, ayer en Zaragoza. - EFE

El líder del PP, Mariano Rajoy, dio ayer en Zaragoza el pistoletazo de salida a la proclamación de candidatos para las autonómicas presentando a Luisa Fernanda Rudi como cabeza de lista por Aragón y enarbolando la bandera de la austeridad en el gasto para las campañas electorales. Sin dar muchos detalles, el líder de los conservadores anunció que su formación va a presentar "en las próximas fechas" una propuesta para "reducir los gastos electorales a la mínima expresión". Es una de sus alternativas al recorte de gasto aprobado el pasado jueves en el Congreso de los Diputados.

La iniciativa parte del máximo responsable de un partido sobre el que planean las sospechas de financiación ilegal por varios frentes. El juez Antonio Pedreira, instructor del caso Gürtel, investiga si el PP cometió delitos electorales en los años 2007 y 2008 en forma de donaciones encubiertas. Y las cuentas sobre actos electorales en la Comunidad Valenciana, Madrid y Galicia están en el punto de mira de la Justicia.

2,5 millones en Valencia

A comienzos de mayo, un informe de la agencia tributaria sobre Orange Market, la filial valenciana de la trama Gürtel, confirmaba que el PP de Valencia, presidido por Francisco Camps, imputado por cohecho impropio, había ocultado 2,5 millones de euros de las elecciones de 2007.

Mientras, el sumario de este escándalo de corrupción concluye que el PP de Madrid, ahora presidido por Esperanza Aguirre, falsificó facturas para financiar las campañas electorales de 2003 a través de la fundación Fundescam. Y en Galicia, un informe de la Brigada de Blanqueo de la Policía, ha puesto de manifiesto que los conservadores de la comunidad pagaron en negro más de 3,2 millones de euros entre abril de 1996 y septiembre de 1999. Era la época en la que Manuel Fraga llevaba las riendas.

Pese a este panorama, el jefe del principal partido de la oposición viajó a Zaragoza, uno de los feudos claves para el PP en 2011, a vender la idea de que los partidos políticos también deben verse afectados por los recortes. "No hace falta arruinarse con propaganda porque todo el mundo sabe quienes somos los partidos que nos presentamos a las elecciones", justificó Rajoy.

En contraposición a Camps

Al contrario de lo que ocurrió hace una semana en Valencia, donde la cúpula del PP se ausentó de la celebración del aniversario de la victoria electoral de Francisco Camps en la Comunitat, los principales dirigentes del partido no quisieron perderse el acto de Zaragoza.

De hecho, Rajoy quiso hacer hincapié en esta idea. Lo hizo cuando aseguró a Rudi que sus compañeros de partido habían acudido al acto para arroparla. "Están aquí porque te respetan y te aprecian. Porque les da la gana, que es lo mejor que le puede ocurrir en la vida política".

Reacio todavía a pedir la convocatoria de elecciones anticipadas, como le exigen sus barones, Rajoy emplazó a los socialistas a dar salida a la situación porque "este hombre en alusión a José Luis Rodríguez Zapatero está haciendo mucho daño a los españoles". Justo en un momento en el que España necesita "confianza y certidumbre". "No podemos estar instalados en un tiovivo", dijo.

Ante un auditorio que los organizadores cifraron en cerca de 5.000 personas, el líder del PP se mostró convencido de que su partido va a conseguir que no se congelen las pensiones. Y que su "plan", que no llegó a detallar, es el mejor para reducir el déficit.

Rajoy, que se confesó "muy animado y muy contento" porque "las cosas se pueden hacer mucho mejor" recuperó de nuevo el argumento de que España está sometida a la tutela y vigilancia de la UE. Y deseó que, como ocurrió en 1996 bajo el Gobierno de Aznar, vuelva a hablarse del "milagro español".