Sábado, 29 de Mayo de 2010

Más transporte público y menos coches, claves de la ciudad europea del futuro

EFE ·29/05/2010 - 15:20h

EFE - El eurodiputado Ricardo Cortés (2 dcha), durante su participación en una jornada organizada por la delegación socialista española en el Parlamento Europeo para analizar las iniciativas para hacer más habitables las ciudades europeas mediante una movilidad más sostenible, accesible y saludable, y en la que participan representantes de la Eurocámara, el Estado y las comunidades autónomas.

La potenciación de un transporte público que se perciba como el mejor y más eficiente medio para desplazarse, y la aplicación de políticas, a veces "impopulares", para contrarrestar el abuso del vehículo privado, serán una parte fundamental del desarrollo futuro de las ciudades europeas.

En este mensaje han coincidido hoy en Valladolid expertos, representantes de la Eurocámara, cargos políticos y portavoces de movimientos ecologistas y vecinales en una jornada organizada por los socialistas europeos en la que han debatido sobre la movilidad urbana en la Unión Europea y sobre cómo la nueva legislación comunitaria incurrirá en el desarrollo sostenible de las ciudades y sus medios de transporte.

La discusión ha tenido como telón de fondo la Estrategia 2020 de la UE, una apuesta "muy fuerte" de la Comisión Europea para generar un nuevo modelo económico que, entre las medidas que propone, se encuentra el reducir las emisiones de dióxido de carbono (CO2) procedentes del transporte y mejorar la movilidad en las áreas metropolitanas de las ciudades, ha explicado el europarlamentario socialista Ricardo Cortés.

La directora general de Calidad y Evaluación Ambiental del Ministerio, María Jesús Rodríguez, ha apostado, en declaraciones a EFE, por vincular la planificación urbanística al transporte público, de tal forma que se facilite su acceso a la población y lo vea como una alternativa al vehículo privado.

Estas acciones en los núcleos urbanos alcanzarían a la mayoría de la población europea, pues el 70 por ciento de los habitantes comunitarios reside en ciudades, que es, por otra parte, donde se genera el 40 por ciento de las emisiones de CO2 y el 70 de otros contaminantes.

Para la europarlamentaria socialista Iratxe García el objetivo último de estas políticas debe ser acercarse al ideal de ciudad sostenible, el cual se debe concebir como una estrategia "inteligente" y continuada que redunde en una mayor observancia al medio ambiente, el desarrollo económico de la zona y el incremento del bienestar de los ciudadanos.

Entre los casos prácticos que los ponentes han relatado se encuentra el que se ha llevado a cabo en el Principado de Asturias, donde se ha conseguido atraer a la población al transporte público a través de la instauración de un billete único para toda la autonomía, ha destacado a EFE su consejero de Medio Ambiente, Ordenación del Territorio e Infraestructuras, Francisco González.

Para conseguir que el transporte público llegue "allá donde el ciudadano quiera ir" y lograr que este modo que el autobús se considere igual de eficiente que el metro, el pasado mes de octubre la ciudad de Vitoria dio un "cambio radical" a su sistema y cambió el origen y el destino de sus líneas, las frecuencias o la ubicación de las marquesinas.

Este cambio, hecho a semejanza de la ciudad sueca de Malmö, busca que "el usuario no se tenga que preocupar de la hora que es cuando acude a la parada del autobús o al apeadero del tranvía, como ocurre en el caso del metro", lo que redunda en un mayor uso del transporte común y una reducción del privado, ha afirmado a EFE el alcalde de este municipio, Patxi Lazcoz.

Para que estos cambios surtan efecto y se prolonguen en el tiempo, es necesario un consenso político que asegure su continuidad en un futuro, como al que se ha llegado en Cataluña y se ha plasmado en la Ley de Movilidad de esta autonomía, ha incidido el director general de Transporte Terrestre de la Generalitat, Manuel Villante I Llauredó.

El representante del Gobierno catalán ha aseverado que, a pesar de las diferencias existentes entre los diferentes núcleos urbanos de Cataluña, es necesario que exista una norma que sirva de "paraguas común" para todos los territorios y que asegure que se ejecuten las medidas a largo plazo.

Entre las asignaturas pendientes que ha reconocido se encuentra la de cambiar entre la población la percepción de que el transporte público es "para pobres y personas que no tienen coche", pues debe ser visto como una forma idónea de transporte en las ciudades.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad