Sábado, 29 de Mayo de 2010

El primer ministro tailandés ve "difícil" celebrar elecciones anticipadas

EFE ·29/05/2010 - 09:03h

EFE - El primer ministro de Tailandia, Abhisit Vejjajiva. EFE/Archivo

El primer ministro de Tailandia, Abhisit Vejjajiva, consideró hoy difícil convocar elecciones anticipadas este año después de las protestas de los "camisas rojas", desalojados tras ocupar durante dos meses Bangkok para exigir nuevos comicios.

"Obviamente ahora es mucho más difícil tener una votación antes de que acabe el año, porque el plan de celebrar elecciones en noviembre estaba pensado para contar con ellos (los manifestantes) desde el principio", declaró a los periodistas Vejjajiva.

Sin embargo, el líder tailandés afirmó que todavía no descarta la opción de llegar a algún tipo de acuerdo que permita la llamada a las urnas.

Hace tres semanas, el Gobierno y los "camisas rojas" pactaron disolver las cámaras en septiembre y celebrar los comicios a mediados de noviembre para poner fin a las protestas, pero luego los activistas se retractaron y se negaron a abandonar su movilización hasta que el Ejército finalmente les sacó por la fuerza del centro de la capital.

Vejjajiva indicó que lo ideal es que todas las fuerzas políticas se unan al proceso de paz y que, si hay estabilidad suficiente, la votación todavía puede ser convocada para la fecha citada.

El jefe del Ejecutivo tailandés se expresó así poco después de levantar el toque de queda impuesto desde hace diez días en Bangkok y otras 23 provincias para abortar disturbios.

Al menos 85 personas murieron y más de 1.800 resultaron heridas desde el pasado 10 de abril, cuando se produjo la primera batalla callejera entre activistas y soldados.

Las protestas concluyeron el 19 de mayo con el desalojo de los "camisas rojos", que reaccionaron saqueando e incendiando varios edificios de la capital, entre ellos la sede del mercado bursátil y los grandes almacenes Central World.

Vejjajiva defendió aquella operación militar, que calificó de "única solución a nuestros problemas", y acusó de nuevo de haber instigado la movilización al depuesto ex primer ministro Thaksin Shinawatra, considerado el líder espiritual de los manifestantes.

"Tenemos razones para creer que ellos se querían marchar (del centro de las protestas) y que él se lo impidió", subrayó el jefe del Ejecutivo tailandés.