Sábado, 29 de Mayo de 2010

El regreso de Tintin provoca un debate sobre el racismo

Reuters ·29/05/2010 - 09:29h

Mientras el periodista más famoso de Bélgica se prepara para la gran pantalla, surgen preguntas en torno a si sólo su físico necesitaba un cambio de imagen o quizás algo más.

"The Secret of the Unicorn", del director de cine Steven Spielberg, es una historia sobre barcos hundidos y tesoros que muestra a Tintin como un héroe de capa y espada, listo para derribar a cualquier villano.

Se espera que sea la primera película de una trilogía sobre Tintin.

Sin embargo, un aspecto del reportero totalmente distinto está llamando la atención en su país natal, Bélgica.

En Bruselas, un estudiante del Congo ha denunciado en los tribunales que una de las historietas del dibujo animado, "Tintin en el Congo", es racista y deberían prohibirla o al menos tener un aviso de advertencia en su tapa.

"Decimos que hay un trabajo en el que muestra superioridad de una raza sobre la otra. Esto es inadmisible", dijo el abogado que está llevando el caso, Papis Tshimpangila.

Se ha introducido en la versión en inglés del cuento una advertencia que insta a los lectores a tener en cuenta el contexto temporal de la historia.

La tienda de libros Borders lo sacó de su sección para niños en 2007 en el Reino Unido y Estados Unidos, siguiendo una recomendación de la Comisión para Igualdad Racial.

"Tenemos que terminar con la discriminación entre las personas que hablan inglés y las que hablan francés", dijo Mbutu Mondondo Bienvenu, que ha financiado personalmente el caso legal en Bélgica desde que se inició en 2007.

"Aunque tenga que vender todos mis zapatos y mis muebles, creo que la causa es más importante que los bienes materiales", dijo Bienvenu a los reporteros a principios de mes en las inmediaciones de los tribunales en Bruselas.

Moulinsart, fundación que posee los derechos de Tintin, ha rehusado poner una advertencia en el libro de 1931, diciendo que existen muchos otros libros que podrían ser acusados de discriminación.

"Creemos que no es necesario poner una advertencia como esa. Lo haríamos gustosamente si se ponen también en otras novelas como las de Julio Verne o las de Charles Dickens", dijo un portavoz de la fundación.

Georges Remi, comúnmente conocido por su seudónimo Herge, también ha sido acusado de antisemitismo.

"Los dibujos de Herge eran parte de una gran tradición europea de 'suave' antisemitismo. Todo sobre la personalidad de Herge sugiere que estaba consumido por el remordimiento de haber estado al tanto del destino de los judíos que caricaturizaba", dijo Moulinsart.

Herge publicaba sus caricaturas en el periódico belga Le Soir, uno de los pocos diarios autorizados por los ocupantes alemanes durante la Segunda Guerra Mundial.

"Uno no puede negar que algunos libros son antisemitas y no se puede negar que los cuentos de 1930 eran abiertamente colonialistas y racistas, en el sentido de que el colonialismo era racista", dijo Laurence Grove, un profesor de la Universidad de Glasgow y destacado "Tintinologista".

"Pero si vemos libros posteriores, como el de 1960 'Tintin au Tibet', sus actitudes han cambiado completamente", dijo Grove.

El profesor observó que otros héroes de ficción, como James Bond, han evolucionado dramáticamente durante las últimas décadas al mismo tiempo en que las opiniones públicas han cambiado.

"Tintin evoluciona de la misma manera y estoy seguro de que la película de Spielberg puede hacer el mismo tipo de trabajo (...) Sospecho que él estará utilizando armas y salvando el mundo. Que los malos serán atrapados", dijo Grove.