Sábado, 29 de Mayo de 2010

El impacto del vertido podría ascender a 4.300 millones de dólares

Superaría al del Exxon Valdez, que supuso un coste de 2.800 millones de dólares, según un estudio

EFE ·29/05/2010 - 10:37h


El impacto económico del derrame de petróleo del Golfo de México podría ascender a 4.300 millones de dólares, de los que el 93,6% serían pérdidas en el turismo en los estados de Florida, Alabama, Misisipi y Luisiana.

Un informe elaborado por el BBVA Compass, entidad financiera implantada en el sur de EEUU y filial del grupo español BBVA, advierte de que el coste dependerá de la cantidad y la permanencia del vertido en las aguas, una cuestión todavía incierta mientras continúan los esfuerzos de limpieza y la operación para taponar la fuga de crudo de la plataforma de British Petroleum (BP).

Según estas estimaciones, el coste superaría al del desastre del vertido del Exxon Valdez en Alaska en 1989, el mayor en Estados Unidos antes del actual y que, según la agencia de crédito Moody, tuvo un impacto económico de 2.800 millones de dólares.

El 93,6% de las pérdidas recaerían sobre el turismo

En el Golfo de México, los estados que más sufrirían a largo plazo los costes del desastre serían Florida y Luisiana, 3.010 y 948 millones de dólares, respectivamente, sobre todo por su dependencia a la industria del turismo.

Según el informe, a corto plazo, el mayor impacto sería en la pesca comercial y recreativa, y en el turismo, pero a largo plazo los daños medioambientales podrían debilitar las economías locales.

El caso del turismo de Florida es el "más considerable", según explicó el economista jefe para EEUU de BBVA Compass y co-autor del informe, Nathaniel Karp, porque el turismo de Luisiana "no depende de las aguas", mientras que el otro estado vive de sus playas y de las actividades recreativas que "atraen a gente de todo el mundo".

Sólo para este estado, el informe estima unas pérdidas de 2.844 millones en el turismo, de 137 para la pesca recreativa y de 18 para el sector pesquero comercial. Además, la industria de Florida se mantiene expectante ante la amenaza de que las corrientes transporten la mancha de petróleo a las costas y la puedan extender más allá de su península.

La hostelería y el sector pesquero perderían 31 y 880 millones de dólares respectivamente

En Luisiana, el sector pesquero, que genera al año 2.400 millones de dólares y que sufre la prohibición de salir a pescar en parte de sus aguas, podría enfrentarse a pérdidas de 31 millones de dólares. Pero sería la hostelería, que genera 5.000 millones de dólares al año y emplea a 145.000 personas, el sector privado con más trabajadores, la que más podría resentirse más.

El coste del impacto del desastre en el turismo sería así de 880 millones de dólares en este estado, por delante de Misisipi y Alabama, donde podría llegar a 169 y 167 millones de dólares, respectivamente. En los cuatro estados, el turismo y la pesca, tanto comercial como recreativa, serían las más afectadas, con unas pérdidas potencales de 4.060 millones y de 267 millones, respectivamente.

Las estimaciones están basadas en la asunción de que el petróleo llega a algunos de los condados marítimos de los estados y permanece durante un período limitado.