Sábado, 29 de Mayo de 2010

El ajuste se cobrará 149.600 empleos

Las nuevas previsiones de Salgado apuntan una recuperación más lenta hasta 2013. El presupuesto de los ministerios se recorta más de un 15% en 2011

P. GONZÁLEZ ·29/05/2010 - 08:00h

La vicepresidenta económica, Elena Salgado, durante la rueda de prensa tras la reunión del Consejo de Ministros.

El camino de la recuperación tiene más piedras de las esperadas, y la marcha será más lenta y dificultosa de lo previsto. Así lo muestran las nuevas previsiones económicas del Gobierno, sobre las que se está construyendo el Presupuesto del Estado para 2011, y que reflejan la cicatriz que deja en la creación de empleo el severo ajuste del gasto, que ha pasado esta semana, por los pelos, su convalidación en el Congreso de los Diputados.

Como anticipó la vicepresidenta económica, Elena Salgado, el ajuste restará medio punto al aumento del PIB de 2011 sobre las estimaciones realizadas el pasado enero: su crecimiento queda en el 1,3%. A menos actividad económica, menos empleo; justamente, crece la mitad de lo previsto: el nuevo cuadro macroeconómico presentado ayer tras el Consejo de Ministros estima que el próximo año habrá apenas un 0,3% más de ocupados, frente al 0,6% calculado en enero.

La tasa de paro media de este año se eleva cuatro décimas, al 19,4%

Esta diferencia significa dejar de crear 55.500 empleos por la menor inversión pública y el menor gasto que puede representar el recorte salarial de los funcionarios y la congelación de las pensiones.

En todo el periodo que cubren el cuadro macro presentado ayer, de 2011 a 2013, las previsiones de PIB son inferiores a las realizadas en enero pasado. Eso supondrá que la mejoría del mercado laboral será más modesta. No sólo crecerá menos el empleo en 2011; el resto de los años también serán peores de lo estimado inicialmente. Se estima que pueden dejar de crearse unos 149.600 empleos en todo el periodo. Ello se reflejará, también, en una menor reducción de la tasa de paro, que este mismo año alcanzará, en media, el 19,4% (unos 92.150 desempleados más que lo proyectado en enero).

El escenario proyectado ahora es apreciablemente distinto al que se esbozó en enero. Entonces se pensaba que la economía podría superar en 2013 una tasa del 3%, que, según los expertos, es el crecimiento potencial óptimo del PIB español; ahora, se queda en el 2,7%. Sufrirá sobre todo el consumo, mientras que la inversión privada mostrará algo menos de brío, y el gasto público, de acuerdo con el plan de austeridad, mostrará una acusada senda descendente.

El techo de gasto del Estado se fija en 150.056 millones, menos que en 2008

Elena Salgado calificó ayer las nuevas previsiones de "coherentes", en línea con la que manejan los analistas privados españoles. El nuevo escenario económico fía el soporte de la recuperación a la mejora del sector exterior, al hilo de la reactivación del comercio mundial, y por la mejora de competitividad española, por la mejor inflación y la contención de los salarios. De hecho, la aportación del sector exterior al PIB es lo único que mejora en el nuevo cuadro macro.

Deficit y gasto

Junto al nuevo cuadro de previsiones, el Consejo de Ministros dio luz verde ayer al objetivo de déficit público para 2011: el 6% del PIB para el conjunto de las administraciones públicas, de los que el 2,3% corresponde al Gobierno central. De esta última cifra se deduce el techo de gasto máximo que podrán tener los Presupuestos del Estado del próximo ejercicio, que será de 150.056 millones (frente a los 185.000 millones el presupuesto inicial vigente). Es inferior incluso al gasto fijado en 2008. Si se excluyen las transferencias para autonomías y ayuntamientos, el descenso del gasto es del 7,7%.

Los ingresos estimados para 2011 se sitúan en los 104.539 millones, frente a los 168.896 millones que contemplaban las cuentas del Estado del presente año. El motivo de este fuerte descenso es el nuevo modelo de financiación autonómica, que destina el 50% de la recaudación del IRPF y del IVA y el 58% de los Impuestos Especiales para las arcas de las comunidades (antes era el 33%, el 35% y el 40%, respectivamente).

Con estos menores ingresos y la limitación del gasto que impone el control del déficit, los ministerios van a ver cómo sus recursos se reducen drásticamente. Según Salgado, más de un 14% o 15%.

Otros gastos son más difíciles de limitar. La vicepresidenta económica explicó que el pago de intereses aumenta en 2010, la partida para desempleo se mantiene, y la aportación para la Unión Europea se reduce ligeramente.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad