Sábado, 29 de Mayo de 2010

Jostein Gaarder evoca el poder del optimismo

El escritor noruego inauguró la 69 edición de la Feria del Libro de Madrid

PAULA CORROTO ·29/05/2010 - 08:00h

GUILLERMO SANZ - Jostein Gaarder, en la Feria del Libro.

La inauguración de la 69 edición de la Feria del Libro de Madrid comenzó este viernes en silencio. El micrófono del escritor noruego Jostein Gaarder (Oslo, 1952) dejó de funcionar a los pocos segundos de arrancar la conferencia con la que se abría la feria. El noruego no se arengó: le echó humor, vozarrón y... filosofía.

El escritor noruego inauguró las jornadas literarias de la Feria

Acompañado por el periodista David Cantero, Gaarder, que vendió en España un millón de ejemplares de El mundo de Sofía, comenzó hablando de sus inicios en el universo de las ideas ante un público atento y sudoroso (el aire acondicionado tampoco iba demasiado bien en el pabellón del Círculo de Lectores). Confesó que su interés por lo que sucede a nuestro alrededor le llegó a los 11 años de edad. "Un día me desperté pensando que era un milagro que yo existiera. En realidad, que todos existiéramos. Se lo pregunté a mis padres y profesores, y lo único que me contestaron es que eso era lo normal'. Era una época donde muchas cosas parecían normales, como la Guerra de Vietnam. Por suerte, hoy parece que la gente se hace más preguntas". Sin embargo, fue esta falta de respuestas la que le llevó a dedicarse a la filosofía: "Es mi forma de vengarme", atestiguó.

Para el autor de El castillo de los Pirineos, las preguntas son la base esencial del conocimiento. Mucho más que hallar respuestas, "ya que son más peligrosas". Para explicarlo contó la anécdota de una niña de seis años que, tras escuchar un discurso de George Bush en el que finalizaba Dios bendiga a América', le preguntó a su madre por qué Dios tenía que bendecir sólo a América y no al resto del mundo. "Los niños son capaces de hacer esas preguntas porque aún se maravillan por las cosas", apuntó.

Los filósofos son los niños

Jostein Gaarder cree que esa capacidad por asombrarnos ante la existencia del universo "está en todos nosotros desde que nacemos. Los bebés son los primeros que miran a todas partes con gran curiosidad". Por eso, exigió que se fomenten las preguntas en los niños. "Es lo contrario, además, que hacen las dictaduras, que presionan para no hacer preguntas", apostilló.

"La pregunta esencial hoy es ¿cómo podemos salvar el mundo?"

El filósofo es consciente de que en el mundo existen muchos misterios que jamás entenderemos. Sin embargo, se mostró muy esperanzado ante lo conseguido en los últimos 100 años. "Ahora conocemos la teoría de la relatividad o que hay estrellas que, en realidad, son otras galaxias", manifestó.

El autor de El misterio del solitario explicó también su teoría sobre la necesidad de ser optimista ante lo que se le puede venir encima al mundo. Más en los tiempos que corren de recortes sociales. "Ser pesimista es decir que eres tan vago que no tienes ganas de luchar. Hoy en día, el optimismo es la única opción viable para afrontar la vida", aseguró.

En 1997, Gaarder y su mujer Siri Dannevig pusieron en marcha la Fundación Sofía para apoyar la lucha contra el cambio climático. Según él, este activismo forma parte de "la pregunta filosófica esencial de nuestros días: ¿Cómo conservar nuestro mundo?. Gaarder recordó que los seres humanos somos los únicos conscientes de que habitamos nuestro planeta, por lo que no hay otra salida. "Tenemos una responsabilidad cósmica", zanjó el escritor.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad