Viernes, 28 de Mayo de 2010

Verdasco, Ferrer, Ferrero y Almagro se unen a Nadal, pero Montañés cae

EFE ·28/05/2010 - 22:09h

EFE - El español Rafael Nadal (d) saluda al argentino Horacio Zeballos tras derrotarlo en partido de segunda ronda del Torneo de tenis de Roland Garros por 6-2, 6-2 y 6-3, en París, Francia.

El saque del sueco Robin Soderling, quinto favorito, y finalista el pasado año, impidió que el español Albert Montañés se uniera a las victorias de Rafael Nadal, David Ferrer, Juan Carlos Ferrero y Nicolás Almagro, que ya están todos en tercera ronda.

El tenis español empezó con 20 jugadores, 15 de ellos en el cuadro masculino, y es con cinco representantes en dieciseisavos el país que más jugadores tiene en esa llave. Francia, con 19 de inicio, sobrevive gracias a la victoria del último de ellos, Jo-Wilfried Tsonga, que hoy, con problemas en la espalda, superó al holandés Thiemo de Bakker, por 6-7, 7-6, 6-3 y 6-4, y está ya en octavos.

Los españoles figuran en una ronda atrás, debido a la lluvia del jueves. Nadal fue el primero al vencer al argentino Horacio Zeballos por 6-2, 6-2 y 6-3, en una hora y 45 minutos, Verdasco se despistó un set, pero doblegó al francés Florent Serra, por 6-2, 6-2, 0-6 y 6-4.

Nicolás Almagro jugó de nuevo un gran partido para doblegar al belga Steve Darcis, por 6-3, 6-0 y 7-5. David Ferrer llevaba ya el encuentro encarrilado ante el también belga Xavier Malisse, cuando este se retiró por un desgarro en el isquiotibial, y se apuntó la victoria por 6-3, 6-2 y 2-0, y Juan Carlos Ferrero, campeón del 2003, impuso su mejor físico para vencer al barcelonés Pere Riba, por 7-6, 6-7, 6-2 y 6-2.

Nadal va ahora con el australiano Lleyton Hewitt, Verdasco con el alemán Philip Kohlscreiber, Ferrer con el austríaco Jurgen Melzer, Ferrero con el estadounidense Robby Ginepri y Almagro contra el ucraniano Oleksandr Dolgopolov, que eliminó al chileno Fernando González, duodécimo favorito, semifinalista en 2009, que lesionado en una rodilla cayó por 6-3, 6-4 y 6-3, y fue el único cabeza de serie eliminado.

Un factor determinante ayudó a que estas victorias se dieran. El buen tiempo de la jornada, con 20 grados, muy distinto a la del jueves cuando entre cancelados y suspendidos, 50 partidos no pudieron disputarse.

De todas ellas destacan dos, la de Ferrer, que solo ha perdido diez juegos en dos partidos, y la de Almagro, que supo aguantar el chaparrón y el incordio de los seguidores belgas en su partido contra Darcis.

"El hecho de que me vaya bien el año, hace que tenga confianza", dijo Ferrer que esta temporada es el jugador que más partidos lleva ganados sobre tierra, con 29, con un título en Acapulco, una final en el Masters 1.000 de Roma y otra en Costa do Sauipe, y tres semifinales, en Madrid, Montecarlo y Barcelona. "Algún día se tenía que acabar también la racha", añadió el de Xavea, contento porque ya ha defendido los puntos del año pasado en París.

Almagro tuvo que abrirse paso con un machete en la boca, como si estuviese en una selva. "Cada día parece que me meto en la jungla o en un partido de fútbol", dijo sobre la actitud de los seguidores de Darcis, que incluso hicieron sonar bocinas y tosieron cuando el de Murcia iba a sacar.

"Empezaron a tirarme besos, a decirme guapo, que buen tipo tienes, has perdido peso. Intentaron sacarme del partido y no lo consiguieron porque a día de hoy eso es muy difícil, y ellos son los que se desquiciaron", comentó.

Albert Montañés si quedó K.O. ante los 20 saques directos del sueco Robin Soderling, y el finalista del pasado año se impuso por 6-4, 7-5, 2-6 y 6-3

"El partido ha sido muy difícil. No he empezado demasiado bien, me sentía un poco raro y no veía como coger el ritmo con ese servicio. Me ha costado dos sets darme cuenta pero es que con ese saque es imposible. Es pim, pam, pum, pasen y vean", dijo el campeón de Estoril, que vio así frustrado su sueño de verse de nuevo las caras con el suizo Roger Federer, a quien venció en semifinales del torneo portugués.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad