Sábado, 29 de Mayo de 2010

Obama triplicará los efectivos contra el vertido

El presidente se hace "responsable" de resolver la crisis

N.D. / AGENCIAS ·29/05/2010 - 08:00h

Barack Obama señaló este viernes que ha dado permiso a su Gobierno para triplicar el número de personas desplazadas a las zonas que resulten más afectadas por el vertido de petróleo en el Golfo de México, que ya es el peor de la historia de EEUU. "América nunca se ha enfrentado a un vertido como este antes", reconoció Obama tras una visita relámpago a las costas de Luisiana. "Me hago responsable de resolver esta crisis", añadió, no sin recordar que BP será la que tenga que pagar todas las cuentas.

La visita de Obama, de unas tres horas, fue un intento de mostrar que la Casa Blanca domina la situación mientras el vertido sigue amenazando el litoral y las costas, además de su capital político. Dos días antes, una encuesta de Gallup señalaba que el 53% de los estadounidenses considera que el presidente está haciendo un "trabajo pobre" para remediar la situación.

Obama quiso mostrar todo su apoyo a la comunidad local, cada vez más afectada por la imposibilidad de faenar en ciertas zonas del Golfo. El presidente anunció que ya hay equipos médicos desplazados a los cinco Estados costeros del Golfo para asegurarse de que las emanaciones del vertido no están afectando a la población. También señaló que los residentes podrán beneficiarse de ayudas públicas para hacer frente a impagos. "No estáis solos y no os abandonaremos", aseguró el presidente, que prometió resolver la crisis.

Antes, Obama había sobrevolado la zona en helicóptero para intentar ver la extensión de la mancha de petróleo, y paseó después por la playa de Fourchon, donde observó pelotas de crudo que ya han llegado a la costa. Luego se reunió con los gobernadores de Florida, Luisiana y Alabama, los estados más amenazados por el vertido.

48 horas de confirmación

Horas antes, representantes de la petrolera BP y de la Guardia Costera de EEUU confirmaban que el derrame parece seguir taponado, aunque habrá que esperar otras 48 horas para confirmarlo. La compañía sigue bombeando barro muy denso hasta el pozo accidentado, a 1.500 metros de profundidad. Después inyectará cemento para intentar cerrar el escape de forma permanente. El director de BP, Tony Hayward, señaló  que la posibilidad de éxito está entre un 60% y un 70%. La compañía ya ha gastado 930 millones de dólares (715 millones de euros) en hacer frente al vertido.

Aunque el grueso de la mancha sigue apartado de la costa, su impacto en la fauna local comienza a sentirse. La agencia atmosférica de EEUU NOAA informó que hasta el momento se han recogido más de 400 aves marinas muertas y otros 222 cadáveres de tortugas en la zona. Aún se desconoce cuántas de esas muertes se deben al vertido. La situación podría empeorar aún más, pues la temporada de huracanes comienza el martes. La agencia alertó de que las tormentas pueden arrastrar el grueso de la mancha de petróleo hacia las costas con más rapidez.

Noticias Relacionadas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad