Sábado, 29 de Mayo de 2010

Bronca entre la CEOE y UGT en plena negociación

 

El Gobierno baraja el 11 de junio para aprobar la reforma laboral

PÚBLICO ·29/05/2010 - 08:00h

EFE - El secretario general de UGT aseguró que los sindicatos están dispuestos a llegar a un acuerdo.

A tres días de que expire el plazo que se dieron agentes y sociales y Gobierno para llegar a un acuerdo sobre la reforma laboral, patronal y sindicatos se enzarzaron ayer en un ácido cruce de declaraciones. La primera piedra la lanzó el presidente de la Comisión de Economía de la CEOE, José Luis Feito, que aseveró que los líderes de CCOO y UGT, Ignacio Fernández Toxo y Cándido Méndez, han reaccionado de forma "infantil, inmadura y absurda" por haber amenazado con convocar una huelga general.

"Son reacciones que no están a la altura de los tiempos y de las circunstancias y que se producen por instituciones y personas que no son conscientes de la responsabilidad que desempeñan ni de la situación económica en la que viven", aseguró Feito.

Como respuesta, el líder de UGT, Cándido Méndez, acusó al dirigente de la CEOE de comportarse "como un sicario" para "añadir dificultades" al diálogo social. "Sí, sicario, asesino a sueldo", enfatizó. Méndez se mostró firme y afirmó que las declaraciones de Feito no conseguirán entorpecer la negociación.

"El año pasado estábamos también en disposición. Si se repite la misma situación por aquellos que se negaron estaremos igual. Pero nosotros estamos en disposición de firmar", subrayó más tarde en Sitges refiriéndose a la posibilidad de que el diálogo fracase a última hora, como sucedió el año pasado, informa Glória Ayuso.

Mientras, el Gobierno sigue haciendo cálculos y baraja el 11 de junio como fecha para llevar al Consejo de Ministros la reforma laboral, haya o no acuerdo entre los agentes sociales, según informaron ayer fuentes del Gobierno a Efe. Si las negociaciones entre patronal y sindicatos, por el momento estancadas, no llegaran a buen puerto, el Ejecutivo trataría de pactar una reforma del mercado de trabajo con los grupos parlamentarios.

La vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, ratificó ayer esta intención. Si se constatara que no hay posibilidades de acuerdo entre los agentes sociales, el Ejecutivo propondrá la reforma "tras consultar con los grupos", afirmó De la Vega. Un acuerdo que parece cada día más complicado. Mientras que el presidente de la CEOE, Gerardo Díaz Ferrán, se mostró ayer optimista y dijo que el pacto puede llegar "hasta una hora antes de que acabe el plazo", el presidente de la Cepyme, Jesús Bárcenas, señaló que llegar a un punto de acuerdo será muy difícil.

Quizá por ello, el ministro de Trabajo, Celestino Corbacho, volvió a dejar ayer la puerta abierta a que se amplíe un poco más el plazo para el pacto. "Los agentes han expresado su voluntad de que se apure al máximo la posibilidad de un acuerdo" , insistió el ministro de Trabajo en Sitges.