Viernes, 28 de Mayo de 2010

El maestro de la montaña Basso se adueña del liderato del Giro

Reuters ·28/05/2010 - 19:22h

El italiano Iván Basso aprovechó el viernes su oportunidad en la intimidadora montaña de Mortirolo para arrebatarle el liderato de la general del Giro al español David Arroyo cuando sólo quedan dos etapas para finalizar la carrera.

El corredor de Liquigas, y ganador del Giro en 2006 antes de ser sancionado por su supuesto dopaje que detuvo su carrera profesional, ha recuperado su mejor forma para quitarle la camiseta rosa a Arroyo en la decimonovena etapa.

Sin embargo fue el italiano Michele Scarponi el triunfador del día, aunque Basso y su compañero de equipo Vincenzo Nibali llegaron muy cerca por detrás y con valentía atacaron en Mortirolo.

Basso se encuentra a 51 segundos por delante del corredor de Caisse d'Epargne Arroyo, que estuvo al frente de la clasificación durante cinco etapas, mientras que el italiano Nibali está en la tercera posición de la general a dos minutos y 30 segundos de Basso.

A pesar de las empinadas subidas y las zonas de nieve en las montañas durante los 195 kilómetros de recorrido desde Brescia, Basso parecía sorprendentemente fresco mientras bombeaba sus muslos y mantenía la mirada siempre fija hacia adelante con gran determinación.

El italiano estuvo presionado por su compañero Nibali, aunque éste último también tiene una pequeña posibilidad de ganar la general tras su entrada tardía en el Giro después de que Franco Pellizotti fuera apartado a causa de una investigación por dopaje.

Basso se mostró impasible por tener un rival más en la lucha por el título.

"Está bien hablar de esta alianza en particular, pero no hay ningún problema. Tenemos la inteligencia para saber cómo se corre", aseguró Basso, que renovó su contrato con Liquigas por dos años más el jueves junto a Nibali.

La penúltima etapa del sábado es también en las montañas del norte de Italia, con el temible pico de Gavia como sorpresa desagradable, especialmente para los corredores.

La nieve sigue siendo un problema para el país, incluso a finales de mayo, pero los organizadores esperan que la ruta principal de 178 kilómetros hasta Ponte di Legno-Tonale pueda ser utilizada sin desviaciones.