Sábado, 29 de Mayo de 2010

Un "capricho" de más de 480 euros

A las 10 de la mañana, los comercios abrieron sus puertas y empezaron por las carreras para no quedarse sin él

MARTA DEL AMO/TONI POLO ·29/05/2010 - 08:00h

MIGUEL G. CASTRO - Sergio, de 25 años, con su iPad.

Más de 30 personas a las puertas de la FNAC, y otras tantas en las del Corte Inglés de Preciados de Madrid, hacían cola ayer por la mañana a la espera de comprarse un nuevo juguete: el iPad. A las 10 de la mañana, los comercios abrieron sus puertas y empezaron por las carreras para no quedarse sin él. Sergio, un boliviano de 25 años y empleado del sector hostelero fue el primero en tener en sus manos el ansiado dispositivo. "Llevaba más de un mes esperándolo", explicaba, mientras abría la caja.

Hay pocas unidades. Apple sabe que la escasez es la mejor campaña

Su precio, que oscila entre los 479 euros y los 779 euros según el modelo, no ha impedido que muchos lo comprasen sólo por "capricho". Otros aseguraban que quería un iPad porque eran de los que "se enamoran de cada producto que saca Apple". Y un tercer grupo destacaba sus ventajas frente a otros dispositivos como los portátiles, "ya que es como un ordenador donde también puedes leer libros", en palabras. Por eso, muchos de los clientes afirmaran que "el iPad va a sustituir al netbook".

El iPad salió a la venta en 150 puntos por toda España y, aunque Apple no ofrece datos, gran parte de ellos confirmaron que se habían quedado sin existencias antes del mediodía. Consciente de que la escasez es la mejor campaña de marketing, Apple controla con mano firme la venta de sus productos y no asegura nuevas remesas de iPad hasta una fecha sin determinar del mes de junio.

La fiebre del iPad provocó que en la tienda iFuencarral se vendiera "más de una unidad por minuto durante la primera media hora", aseguró uno de los dependientes del establecimiento, que había recibido más de 300 unidades. A las 10.30 sólo quedaban unos 15 dispositivos de los 50 que llegaron a El Corte Inglés, y otros 20 en la tienda K-Tuin, que había recibido unos 100. Vendedores de ambos comercios aseguraron que se quedarían sin existencias "en los próximos minutos".

En Madrid, entre los compradores que faltaron a clase y los que se habían "escapado del trabajo", había clientes desde los 20 años hasta los 60. Y pocas mujeres. "Supongo que este tipo de tecnología atrae más a los hombres", explicaba simplemente una joven.

Colas pero en orden

La iPadmanía en España, en todo caso, no tiene nada que ver con la que se vivió en Estados Unidos. "Allí hubo más expectación", explica Óscar, de la FNAC Triangle de Barcelona. "Aquí prácticamente hemos acabado con las unidades que teníamos en la primera hora, pero estamos tranquilos porque las remesas llegarán en cuestión de días". A primera hora, unas vallas de plástico mantenían a raya a una treintena de personas guardando cola . Sobre las 12 del mediodía, el encargado se paseaba tranquilamente entre clientes y curiosos: "Ha sido más o menos como esperábamos. El punto exótico lo ha puesto un japonés en chanclas y con gorro de turista, que en cuanto lo ha comprado, lo ha celebrado dando gritos".

Los compradores no ponen pegas a llevarse el producto de gama más alta

Toni, un estudiante que asegura que no tenía clase ayer, se ha quedado por ahora sin iPad, pero no se tortura: "No me esperaba a tanta gente, esto ha sido un poco como las rebajas", comentaba ayer. "Pero dicen que en pocos días tendrán más. Espero que no haya que esperar un mes", decía.

El ambiente en El Corte Inglés de Plaza Catalunya era similar. "Hemos vendido unas 40 unidades en media hora", resume el encargado de Apple. El perfil de los compradores es parecido al del resto de España; hay de todo, pero se trata principalmente hombres de mediana edad y de posición acomodada y, según los vendedores fáciles de convencer. "Vienen con un modelo en la cabeza, pero si se ha agotado no ponen pegas a llevarse uno de más alta gama", dice el encargado.