Viernes, 28 de Mayo de 2010

Heroína recetada ofrece respuesta para peores adictos: estudio

Reuters ·28/05/2010 - 13:57h

Por Kate Kelland

Recetar heroína a adictos crónicos podría ser políticamente sensible, pero es más efectivo que la metadona sustituta para mantener a los heroinómanos en los programas de tratamiento, dijeron el viernes científicos británicos.

Investigadores que estudiaron diferentes modos de tratar la adicción a la heroína dijeron que sus resultados podrían ofrecer una respuesta para ayudar del 5 al 10 por ciento de los adictos más severos que no logran cumplir los programas convencionales de tratamiento.

"Nuestro saber científico acerca de cómo tratar a las personas con una adicción grave a la heroína dio un gran paso hacia adelante", dijo John Strang, jefe del Centro Nacional de Adicción del King's College London, que lideró el estudio.

"(Este) estudio muestra que los pacientes que previamente no respondían (al tratamiento) pueden lograr grandes reducciones en el uso de heroína en la calle", agregó.

El estudio de Strang, publicado en la revista médica The Lancet, siguió a 127 adictos a la heroína que fueron asignados a varios tratamientos.

A las 26 semanas, el 80 por ciento seguía bajo el programa: el 81 por ciento con metadona inyectable, el 88 por ciento con heroína inyectable y el 69 por ciento con metadona oral.

La proporción de los pacientes que salieron negativos en el uso de heroína callejera fue más alta más de la mitad de las veces en el grupo de la heroína inyectable (66 por ciento), seguido por el de metadona inyectable (30 por ciento) y el de metadona oral (19 por ciento).

Los adictos callejeros están en un riesgo mayor de sufrir enfermedades como VIH, el virus de la inmunodeficiencia humana que causa el sida, porque comparten agujas o usan instrumentos sucios para inyectarse droga.

Muchos de los 300.000 usuarios de heroína de Gran Bretaña recurren a cometer crímenes como asaltos para financiar su hábito.

Un estudio en Canadá publicado en agosto pasado demostró que el costo del tratamiento para un adicto es menor a 10.000 dólares por año, mientras que el costo estimado para la sociedad por un adicto que no logra mantenerse en el régimen asciende a 50.000 dólares por año.

Strang dijo que su estudio y otros previos daban a los gobiernos una "robusta evidencia" para respaldar el ofrecimiento de heroína médica inyectable a algunos adictos.

Otros expertos que comentaron el estudio pidieron a los políticos que admitan la necesidad de recetar heroína para los adictos difíciles de tratar y para eliminar el estigma asociado a ellos.

"La historia nos dice que la disponibilidad de las recetas de heroína puede ser dictada más por los intereses especiales y la política que por la evidencia", dijo Thomas Kerr, del Centro de British Columbia para la Excelencia en VIH/sida, en Vancouver, Canadá.

El especialista puntualizó varias situaciones ocurridas en Australia, Suiza y otros países, en los cuales los ensayos con heroína fueron interrumpidos o los programas de apoyo existentes fueron amenazados por el temor de los políticos a "enviar el mensaje equivocado".