Viernes, 28 de Mayo de 2010

Un Madoff en la Gran Vía

Arrestado un delincuente que suplantó a una ONG ligada al Vaticano para estafar en EEUU 1,3 millones de dólares

O.LÓPEZ-FONSECA ·28/05/2010 - 11:58h

POLICÍA - Imagen del detenido.

Cuando el Grupo de Localización de Fugitivos de la Policía, junto a agentes del FBI, lo detuvo la semana pasada en la Gran Vía madrileña, empezaba a tener problemas económicos.

Había tenido dificultades para pagar el hotel de cuatro estrellas del centro de la capital en el que se hospedaba desde hacía tres años. Y en el bolsillo llevaba poco más de 300 euros. Sin embargo, Raúl Cristóbal López, un boliviano de 70 años de edad, está acusado en EEUU de ser el cerebro de una millonaria estafa piramidal muy similar a la cometida por Bernard Madoff, el financiero que hizo tambalearse las bolsas de medio mundo.

Según la comisión rogatoria emitida por la Fiscalía de Nueva York a las autoridades españolas, el ahora detenido presuntamente simuló entre 2000 y 2007 ser el responsable de una ONG con un nombre muy parecido al de otra real ligada al Vaticano. Con esa pantalla, pedía donativos para ayudar a niños desamparados en países de suramérica. A cambio, aseguraba a las víctimas una rentabilidad del 100% del dinero entregado gracias a supuestas inversiones en paraísos fiscales.

Sin embargo, el dinero nunca era invertido ni servía para ayudar a menores en apuros. Supuestamente, López y sus compinches lo empleaban en pagar los intereses de aquellas víctimas que comenzaban a sospechar y amenazaban con retirar sus fondos. Otra parte les servía para sufragar el alto nivel de vida que mantenían.

López había montado un fraude piramidal de tipo Ponzi, bautizado así por el estafador italiano que lo perpetró en 1920 en EEUU por primera vez a gran escala.

Un lustro dando largas

Durante cinco años, el detenido y sus socios remitieron centenares de comunicaciones a los inversores para hacerles creer que sus beneficios estaban a punto de serles enviados, pero nunca lo hicieron. De este modo, estafaron 1,3 millones de dólares (1.056.000 euros).

La Policía ha investigado en los últimos días las andanzas del delincuente durante el tiempo que ha vivido en España, donde tenía tarjeta de residencia. Sin embargo, no ha detectado hasta ahora ninguna denuncia.

Pese a ello, Raúl López no era un desconocido para las Fuerzas de Seguridad. En 2007, fue detenido en un céntrico hotel madrileño otro estafador reclamado por EEUU. Junto a él se encontraba López, contra el que entonces no había ninguna reclamación. Quedó en libertad. Ahora no ha tenido tanta suerte.