Viernes, 28 de Mayo de 2010

Muse impone su ley en Lisboa

La banda británica apabulló con un potente directo a los más de 80.000 espectadores de Rock in Rio Lisboa

EFE ·28/05/2010 - 04:48h

Imagen de archivo de Muse en un concierto. EFE

Sofisticada y grandilocuente, la banda británica Muse apabulló con un potente directo a los más de 80.000 espectadores que se congregaron en el lisboeta parque de Bela Vista, en la cuarta jornada del multitudinario festival Rock in Río.

El grupo liderado por el versátil Matthew Bellamy ya no luce esa estética desaliñada de sus comienzos, cuando a finales de los 90 emergieron como una banda de veinteañeros que se impusieron en la escena indie rock con un sonido oscuro y melancólico.

Ahora, los chicos de Devon son estrellas del rock, cuya puesta en escena es casi tan espectacular como su propia música, que, a pesar de haber perdido algo de frescura, continúa asentada en bases sólidas.

Acompañados de una guitarra ágil, una batería poderosa y un bajo implacable, Muse es capaz de narrar melodías épicas, dramáticas, casi operísticas, que impactan al espectador por la energía que desprenden.

Grandes éxitos

'The Resistante', su último álbum, acaparó gran parte del repertorio. Temas como 'Uprising', 'Resistance', 'MK Ultra' fueron coreados por los sectores más jóvenes del público, que celebró con entusiasmo 'Close Desires', una sinuosa y sensual composición brillantemente ejecutada.

Temas como 'Uprising', 'Resistance', 'MK Ultra' fueron coreados por los sectores más jóvenes

El repaso de los británicos continuó con canciones de sus discos más recientes. 'Black Holes and Revelations' sonó con fiereza reencarnado en el single 'Supermassive black hole', una descarga de adrenalina en toda regla.

Entre sus álbumes más antiguos, el enérgico 'Absolution' (2003) superó en popularidad a 'Origin of Symmetry' (2002) o 'Showbiz' (1999). Los sencillos 'Hysteria' y 'Time Is Running Out' tuvieron gancho entre los espectadores.

'Plug in Baby'

No obstante, los británicos dejaron para el tramo final uno de sus temas más conocidos y que mejor expresa los atributos que les catapultaron a la fama.

El sonido atormentado de 'Plug in Baby', con guitarras desgarradas que se funden para exprimir sentimientos de dolor y rabia, se confirma en cada actuación como una de sus obras cumbre.

La estética del escenario no se desarrolló ajena a la música. Fuegos artificiales, haces de rayos verdes y cañones de humo acompañaron a las canciones para incrementar el magnetismo del recital.

Muse, que tocará en Madrid el próximo 16 de junio, fue el cabeza de cartel del Rock in Rio de Lisboa en su cuarta jornada -el festival acaba este fin de semana-, día en el que también tocaron los británicos Snow Patrol, y los portugueses Xutos & Pontapés y Fonzie.