Viernes, 28 de Mayo de 2010

Año de crisis, buena Feria

A pesar de las malas señales de ventas de los tres primeros meses del año, los editores están animados con el inicio de la Feria del Libro

PEIO H. RIAÑO ·28/05/2010 - 08:20h

Las expectativas vuelven a ser optimistas entre las casetas del parque del Retiro, en una imagen de la edición del año pasado.Ángel Navarrete

Hoy arranca la 69 Feria del Libro de Madrid con el deseo de levantar la mala cara a las ventas de un año que no ha empezado bien. El pasado lunes, la presidenta del Gremio de Libreros de Madrid, Pilar Gallego, avisaba de que en los tres primeros meses de 2010 habían caído un 10%. No es una buena cifra, pero es menos dramática que la situación catastrófica de la feria de 2009, que encaró los tres fines de semana de libros en el Parque del Retiro con un 40% de pérdidas.

El cierre del año pasado demostró que al público lector no le importan las malas cifras. Porque la feria nunca ha sido el termómetro para tomar la temperatura a las ventas de la temporada. Es una situación excepcional, en la que las casetas de libreros y editores se abarrotan. Algo que no ocurre el resto del año. La feria también es extraordinaria porque los fondos editoriales afloran en los mostradores. Todos esos libros que han pasado de las estanterías a mejor vida en cuestión de semanas, y que no resucitan hasta que llegan al paseo de Carruajes. "No creo que una feria levante un año. Habría que hablar de un año en el que la venta se polariza absolutamente en dos o tres títulos, de los que se venden miles y miles de ejemplares", cuenta Silvia Cuerini, editora de Lumen.

"La lectura se ha polarizado en dos o tres libros", dice Cuerini

Manuel Borrás, editor de Pre-Textos, se define como un "impertinente optimista", que cree que las cosas siempre van a mejor, nunca a peor. Se refiere a las cifras. "Estamos bajo el imperio absoluto del best seller. Precisamente, la Feria del Libro de Madrid es una oportunidad para sacar del fondo todos los libros que nuestros lectores no encuentran en las librerías. El año pasado más del 70% de nuestra facturación fue de libros de fondo. Me apuesto lo que sea a que este año venderemos un 80% de fondo y un 20% de novedades", aclara Borrás. Cuenta que se ha abierto otro canal de venta al margen de las librerías: los pedidos por Web. Cuenta que nunca habían vendido tantos libros fuera de circulación como este año, a través de la plataforma.

Se muestra decepcionado ante un panorama complicado para las editoriales que trabajan el ritmo lento, que apuestan por libros que necesitan de aliento y no funcionan al sprint. Vuelve a poner el dedo en la herida al señalar que, en el fondo, la Feria del Libro no es la de los libreros, sino la de los editores, porque son ellos los que pondrán la salsa hasta el próximo 13 de junio. "Salvo unas pocas librerías, el resto se podrían intercambiar entre ellas. Esto es decepcionante, porque los libros cada vez tienen una vida más limitada. Somos muchos y todos haciendo cosas muy interesante", explica.

No es el único que piensa que la diversidad y la sorpresa la aportan las casetas de los editores. Pepo Paz, de la editorial Bartleby, considera que es un escaparate imprescindible para las pequeñas editoriales como la suya, que necesitan mostrar todo lo que están haciendo. "No es tan importante lo que se vende como lo que se enseña".

Pepo Paz: "No es tan importante lo que se vende, como lo que se enseña"

Para la editorial Salto de Página es la primera vez que acude a la cita madrileña con caseta. Hasta el momento había estado presente en las de los libreros y su editor, Gonzalo Cabrera, reconoce que es una oportunidad para poder mostrar al público tres años de trabajo: "Necesitamos tener un contacto directo con los lectores, enseñarles qué hacemos y saber qué opinan de nuestros libros".

El dinero no importa

La editora de Siruela, Ofelia Grande, está de acuerdo con la visión de Pepo Paz: la feria es más escaparate que otra cosa. "Lo más importante es poder tener disponibles todos los fondos para el visitante. Además, no arreglará el año. Quizás suponga un 1% de las ventas de todo un año. Si tienes un mal año, no te lo cambiará. Pero yo siempre tengo buenas vibraciones, nunca se han frustrado mis esperanzas. Se suele decir: año de crisis, buena feria", cuenta quien este año tiene entre sus autores a la última Premio Nobel, Herta Müller. Sin embargo, no cree que los premios influyan en el atractivo de los premiados a estas alturas del año. "Los premios tiran de los libros las semanas siguientes, pero, una vez pasado el tiempo, se olvidan. El libro ideal de la feria es el libro que se vende bien el resto del año".

En ese sentido Silvia Cuerini está convencida de que en la feria funcionan, más que las novedades, los autores clásicos del siglo XX. "El lector busca grandes valores del siglo pasado", por eso ella ha encargado la reedición de todos los cuentos reunidos de Cesare Pavesse. También tiene un mensaje de esperanza contra los nubarrones: "El libro se está consolidando como un valor de refugio. Si conseguimos que la crisis nos ayude a hacer ver a los lectores que hay otros libros que los que compra todo el mundo, les habremos demostrado que el placer de la lectura es mucho más barato que cenar mal en un restaurante de moda", comenta con ironía.

Miguel Aguilar, editor de Debate, dice que la feria es útil para dos tipos de lectores: los muy iniciados, que buscan cosas muy concretas y rastrean entre los fondos; y los lectores que buscan escritores muy populares entre las novedades. Asegura que, en ensayo y pensamiento, el libro sobre la crisis ha pasado a mejor vida. "Ahora mismo se vende mucho libro político", síntoma del país.

Mucho frío, poca tecnología

La organización de la Feria del Libro anuncia la llegada de 25 autores nórdicos, para que los lectores de novela negra conozcan de cerca a los protagonistas del boom escandinavo. Una "ventisca literaria procedente del norte", con autores de Dinamarca, Finlandia, Islandia, Noruega y Suecia, entre 408 expositores, 118 librerías y 252 editores.

Y a pesar de que los augurios hacían pensar que esta sería la edición que lanzara definitivamente el e-book, la tecnología vuelve a sufrir un año de prórroga. Para empezar, Libranda, la gran plataforma de venta, se retrasa. Tampoco se venderán dispositivos de lectura, a pesar de que el último Sant Jordi demostró que hay mercado. Y ni siquiera se podrán descargar libros electrónicos en la misma feria: se dirigirá al lector a las webs de las editoriales a que lo hagan... desde su casa.

De caseta en caseta

VIERNES

Panorámica de la novela negra nórdica

Comisariado por Lorenzo Silva, el pabellón de la Comunidad de Madrid ofrece un recorrido por la obra de autores nórdicos de novela negra, de Per Wahlöö y Maj Sjöwall a Stieg Larsson, pasando por Henning Mankell.

18.00-21.00 / Firma del escritor carlos salem

El autor de ‘Yo lloré con Terminator 2' firmará ejemplares en la caseta 262, de Ediciones Escalera.

18.00-20.00 / Firma de dominique lapierre

El escritor francés se encontrará con sus lectores en la caseta 130, de la librería Salamanca.

18.00-20.00 / Fernando garcía de cortázar

El historiador español firmará ejemplares de su obra en la caseta de las librerías Bertrand, la número 89.

19.30 / Encuentro con el noruego Jostein Gaarder

Jostein Gaarder participará en un encuentro con los lectores en el Pabellón de la Fundación Círculo de Lectores. Le acompañará el escritor y periodista David Cantero.

SÁBADO

11.30-14.00 / Firma de la autora Care Santos

La catalana dedicará ‘El genio ifigenio' en la caseta 301.

12.00-14.00 / Colas aseguradas con Sardá

El popular presentador de televisión Javier Sardá firmará su libro ‘El asesino de presentadores' en la caseta 268, la de la Casa del Libro.

12.00-14.00 / Cita con Julia Navarro

La autora de ‘Dime quién soy' será una de las más solicitadas en la caseta 279.

12.30 / Presentación de un clásico de Ola Hansson

El editor Max Lacruz presenta ‘Sensitiva amorosa' (Funambulista), de Ola Hansson, un clásico de las letras suecas.

DOMINGO

13.00 / Presentación de lo nuevo de Suso de Toro

El autor gallego, acompañado de Valeria Ciompi y Luis Tosar, hablará de su nueva obra, titulada ‘Siete palabras'.

13.00 / Premio Ciudad Málaga de ensayo

Blas Matamoro presenta ‘Novela familar del escritor', ensayo que le valió el galardón malacitano.

20.00 / Amancio Prada y Juan Carlos Mestre

Presentan el libro ‘Coplas de Jorge Manrique', cantadas por Prada, ilustradas por Mestre y caligrafiadas por Pablo González. 

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad