Viernes, 28 de Mayo de 2010

Nuevas fórmulas para el retorno de inmigrantes

El Gobierno les ofrecerá conservar su estancia acumulada

DANIEL AYLLÓN ·28/05/2010 - 08:10h

Gabriel Pecot - Extranjeros a su llegada a España por el aeropuerto de Barajas.

El Gobierno sigue preparando fórmulas para fomentar el retorno de inmigrantes a sus países. La última -aún en las cocinas de la Secretaría de Estado de Inmigración y Emigración- busca cómo permitir que el extranjero regrese manteniendo los derechos que ha conquistado durante su estancia en España. Así, por ejemplo, si decidiese volver en el futuro a España desde su país, no tendría que esperar cinco años para recibir un permiso de residencia permanente, sino que mantendría su antigüedad.

"Sería como apretar el botón de pausa", ilustró ayer la secretaria de Estado de Inmigración, Anna Terrón, en la inauguración del XX Encuentro de la Abogacía sobre Derecho y Asilo, que se celebra en Barcelona.

Antes de la crisis económica, la única ayuda estatal que recibían los inmigrantes con falta de recursos para volver a sus países era el Plan de Retorno Social, creado en 2003. Desde enero de 2008, se han acogido a él 5.173 personas.

Escasa acogida de las ayudas

En los dos últimos años, el Gobierno ha ofrecido varias iniciativas complementarias, especialmente para los extranjeros en paro. Pero ninguna ha alcanzado grandes cifras. El Plan de Retorno Voluntario, que el ministro de Trabajo e Inmigración, Celestino Corbacho, presentó en noviembre de 2008, ha recibido 12.100 solicitudes en sus 19 meses de funcionamiento. Al aceptar esta ayuda, que permite capitalizar el paro acumulado, el extranjero se tiene que comprometer a no regresar a España en tres años, lo que ha provocado el rechazo de miles de ellos.

Hace un año, Corbacho firmó un acuerdo con su homólogo en Rumanía para canalizar la vuelta de miles de rumanos en paro, pero tampoco ha cumplido con las expectativas, en parte, por la crecida del paro que ha habido en el país centroeuropeo en los últimos meses.

El nuevo reglamento

La nueva propuesta en la que trabaja la Secretaría de Estado de Inmigración y Emigración se incluiría en el reglamento de la Ley de Extranjería que presentará el Gobierno en los próximos meses. El nuevo texto sufrirá modificaciones sustanciales respecto a la Ley de Extranjería que aprobó el Congreso en diciembre de 2009.

Es una ley "pensada y hecha" en otro momento migratorio, "vinculada al derecho de trabajo", aseguró Terrón. A su entender, ahora hay que fomentar la permeabilidad de las fronteras y dar facilidades para que los inmigrantes puedan salir de España y regresar cuando mejore la situación económica.

El reglamento también flexibilizará el requisito de tener un contrato de trabajo para poder mantener el permiso de residencia, "aunque sin llegar a desvincular ambos", apuntó la secretaria de Estado, que cerró su intervención con una reflexión: "¿Es necesario tener una oferta de empleo para poder residir? Esto responde a una mentalidad industrial del siglo pasado: ahora no vienen trabajadores, sino ciudadanos".

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad