Viernes, 28 de Mayo de 2010

El "socialista" del fútbol

Mourinho es odiado bajo los focos y venerado en la intimidad del vestuario

L.J. MOÑINO ·28/05/2010 - 08:20h

"Mourinho es mucho mejor cuando tiene la sensación de que el mundo entero está contra él. Es un ganador que adora las dificultades y los retos. Eso lo estimula". Esta radiografía de Drogba descubre al Mourinho visual, al que reclama la atención de todos los focos. El tipo engreído con el que los periodistas se frotan las manos cuando le ven delante de un micrófono porque saben que tienen el titulargarantizado.

"Nunca le podré pagar lo que hizo por mí". La confesión de Diego Milito tras su reciente noche de gloria en el Bernabéu destapa al otro Mourinho. El más íntimo, el que adoran la gran mayoría de los futbolistas que han estado bajo sus órdenes. Hay muy pocos que hablen mal de él. Todos le consideran un líder, una especie de defensor grupal que actúa como el macho dominante de cualquier manada de animales cuando existen amenazas exteriores. "Si perdemos, la culpa será mía. La responsabilidad de ganar es vuestra", es una de sus frases preferidas para convencer vestuarios. Si el equipo tiene que ir al paredón mediático por una derrota, él se ofrece como primer y único voluntario para ser acribillado por las críticas.

Deleniscil ipsustrud dolobore magna commy nostism odolore feuguerat

Ser el primero en descamisarse y ofrecerse a los críticos a pecho descubierto es su estrategia para fundar el "nuevo socialismo del fútbol", como dijeron en Italia tras devolverle la Copa de Europa al Inter 45 años después de su último título. Etoo, que cada vez que era alineado por Guardiola en una banda torcía el gesto, fue convencido por Mourinho de que la victoria justifica el apagón de las estrellas y enciende el resplandor colectivo. Detrás de las funciones de lateral esforzado que se le vieron ejercer a Etoo en las semifinales y en la final de la Liga de Campeones está la arrolladora capacidad de persuasión de Mou. "Es único como entrenador y como persona. Eso produce una buena relación con el vestuario y termina trayendo buenos resultados", le regaló los oídos el camerunés. "Conmigo, la estrella será el Real Madrid, no sus jugadores", ha advertido ya. Si ya ha dicho que "Guti está fuera", es que lo está.

Mourinho es directo y claro en su relación con los futbolistas. O se está con él o contra él. Es otra de sus premisas para domar cualquier tipo de vestuario. Ya sea el del Oporto, el del Chelsea, el del Inter o el del Madrid.