Viernes, 28 de Mayo de 2010

Merkel, la UE y la OCDE apoyan el plan de Zapatero

Alemania se felicita por que España adopte «medidas de ahorro duras»

 

PÚBLICO ·28/05/2010 - 08:00h

Mariano Rajoy y su equipo conversan, ayer, en los pasillos del Congreso de los Diputados.MARTA JARA

La soledad del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero se diluye al cruzar las fronteras. Ayer mismo, el presidente del Gobierno recibió la felicitación de Alemania, de la Unión Europea y de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) por su plan de ajuste.

"Es de celebrar que España se haya decidido por medidas de ahorro duras", aseguró el ministro germano de Economía, Rainer Brüderle, a través de un comunicado.

Los cumplidos de la UE llegaron de Joaquín Almunia, para quien los recortes aprobados ayer en el Congreso son "estrictamente necesarios" y deben ser explicados a los mercados "sin interferencias". Preguntado por la actitud del PP, el comisario de Competencia rehusó señalar a Mariano Rajoy, pero pidió que cesen "las declaraciones irresponsables, por parte de quien sea". Y las irresponsabilidades políticas, añadió, generan "nerviosismo en los mercados y dudas".

Más entusiasmo mostró, por segundo día consecutivo, el secretario general de la OCDE, Ángel Gurría: "Lo que ha hecho España en las últimas semanas prueba que hay voluntad política". Según el líder del organismo que reúne a los países ricos, Zapatero "ha sido muy valiente" al luchar así contra unos mercados que están siendo "implacables" con España, informa Efe.

Rechazos en Londres y París

No obstante, no sólo el Gobierno español padece el castigo parlamentario por su plan de austeridad. Lo mismo ocurre en los grandes países europeos. Incluso en Reino Unido. Allí, los laboristas acaban de estrenarse como oposición rechazando el primer recorte del gasto anunciado por el Gobierno de conservadores y liberales.

Ya en campaña, los laboristas dijeron que era conveniente retrasar esa medida hasta 2011 para no poner en peligro la recuperación. El PIB británico sólo creció tres décimas en el primer trimestre del año. También sostenían que la prioridad del nuevo Gobierno debía ser la reducción del déficit.

El Ejecutivo de David Cameron ha aprobado una reducción de 5.700 millones de libras (6.700 millones de euros) en el gasto, que incluye la reducción del sueldo de los funcionarios y menos dinero para las administraciones locales y los gobiernos regionales.

En Francia, el Partido Socialista (PS) cuestiona la validez de todos los puntos del plan de austeridad del Ejecutivo, que representará un recorte de unos 100.000 millones de euros en tres años, según los economistas. El primer ministro, François Fillon, reducirá entre 2011 y 2013 un 10% del gasto social útil y financiación del poder local y congelará todos los gastos de funcionamiento del Estado.

La líder del PS, Martine Aubry, ha criticado "la reducción del gasto social, cuando lo que habría que hacer es aumentarlo para relanzar el consumo" y "atajar a quienes nos han llevado a la crisis".

En Alemania, Angela Merkel no ha dejado de enfrentarse a las negativas de la oposición desde que hace un mes Grecia pidiera ayuda a la Eurozona. Entonces, a la canciller no le costó demasiado aprobar el proyecto de ley, pese a las reticencias de la oposición, pues tenía mayoría en el Parlamento.

Gravamen a los bancos

Sin embargo, esa ventaja se le escapó a Merkel de las manos tras los apretados resultados de los comicios de Renania del Norte-Westfalia, y tuvo que ceder a las exigencias de los socialdemócratas para poder finalmente ver aprobado el rescate del euro propuesto desde Bruselas.

La canciller ha anunciado la imposición de un gravamen a las transacciones financieras para contener la especulación y regular los mercados, una medida que fue acogida como un "éxito" en las filas del SPD, y no tanto en las de los liberales.

A ese anuncio siguieron más propuestas. Entre ellas, la prohibición de las posiciones a corto en bolsa o el endurecimiento del Pacto de Estabilidad. Merkel también descartó la rebaja de impuestos que había prometido a sus socios, los liberales.

Noticias Relacionadas