Viernes, 28 de Mayo de 2010

La izquierda rechaza que los más débiles paguen la crisis

IU-ICV, ERC, BNG y NaBai recuerdan que "hay otro camino" para recortar el déficit

M. Á. M. ·28/05/2010 - 00:20h

La izquierda parlamentaria volvió a unirse en bloque para plantar cara al ajuste. El portavoz de IU-ICV sintetizó la idea de fondo que comparten los cinco partidos que han planteado al Gobierno una alternativa social al recorte que ataque el déficit con los ingresos y no sólo por el gasto.Gaspar Llamazares rechazó el "decretazo antisocial" "en favor de la izquierda y de la política con mayúsculas" que, a su juicio, "está en riesgo" al faltarle autonomía respecto al "diktat" de los mercados financieros y el Fondo Monetario Internacional que han ordenado el recorte.

"Esta propuesta significa que los más débiles, trabajadores, pensionistas, funcionarios..., pagarán la crisis, y los que la han provocado, los banqueros, las principales rentas, no comprometerán ni siquiera un ápice", sentenció Llamazares antes de anunciar a Zapatero el "comienzo de un camino irreversible hacia la movilización social y la huelga general". "No pueden pagar justos por pecadores", defendió el portavoz de ERC desde la tribuna. Joan Ridao, igual que el resto de grupos de la izquierda parlamentaria, admitió la necesidad de luchar contra el déficit, pero combatió las armas elegidas por el Gobierno. "Reformas y ajustes, sí, pero con equidad y un mínimo sentido de la justicia social", reclamó, al pedir un "esfuerzo colectivo para todos, no sólo para los más débiles".

"Plegado a la derecha"

Desde el BNG, su portavoz, Francisco Jorquera, auguró al PSOE "una huida masiva de los 11 millones de votantes que le dieron su confianza para gobernar". El representante del Bloque Nacionalista Galego denunció que el Gobierno "se ha plegado a los planteamientos de la derecha y del FMI", al decretar "el mayor retroceso social en la historia reciente de la democracia".

Uno a uno, los portavoces que sienten la izquierda más allá del PSOE condenaron el tijeretazo con el mismo"no rotundo" que entonó Uxue Barkos desde la tribuna al estrenar el turno de los grupos minoritarios. "Lo que nos están pidiendo es un auto de fe y hoy no es lo que la situación requiere", resumió la portavoz de Nafarroa Bai.

Todos recordaron al PSOE su reciente ofrecimiento para conformar una mayoría de izquierdas en la Cámara que garantice una salida a la crisis que no necesite ceder ante los postulados de la derecha. "Hay otro camino. Hay otra alternativa. No estamos condenados entre la cura de adelgazamiento de los menos fuertes del Gobierno y la cura de hambre del Partido Popular", proclamó Llamazares.

Noticias Relacionadas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad