Jueves, 27 de Mayo de 2010

La CIDH expresa su preocupación por la ola de violencia en Jamaica

EFE ·27/05/2010 - 18:24h

EFE - Un hombre camina este jueves junto a una barricada de bolsas de arena en Tivoli Gardens, uno de los barrios de la zona oeste de Kingston (Jamaica) donde desde el pasado domingo grupos afines a un presunto narcotraficante se enfrentan a las fuerzas de seguridad para evitar su detención y posterior extradición a EE.UU..

La CIDH expresó hoy su preocupación por la ola de violencia que sufre Jamaica, donde grupos afines a un presunto narcotraficante se enfrentan a las fuerzas de seguridad para evitar su detención y posterior extradición a EE.UU.

Las autoridades jamaicanas cifran en al menos 49 el número de muertos y en 502 el de los detenidos como consecuencia de los enfrentamientos que libran en la zona oeste de Kingston las fuerzas de seguridad y grupos fuertemente armados que se oponen al arresto de Christopher "Dudus" Coke.

En un comunicado, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) lamentó "profundamente" las muertes ocurridas, e hizo un llamamiento "urgente" al Estado de Jamaica para que realice una investigación diligente, efectiva e imparcial sobre estos hechos.

Explicó que ha solicitado información sobre las muertes de civiles y de agentes registradas, sobre las medidas adoptadas para evitar la pérdida de vidas, para investigar y establecer las circunstancias y determinar las responsabilidades y para asegurar que el estado de emergencia se implemente acorde a las obligaciones asumidas bajo la Convención Americana sobre Derechos Humanos.

En cuanto al estado de emergencia decretado por el Gobierno, la CIDH recordó a Jamaica que éste debe ser limitado en el tiempo, en el espacio y en los derechos que se suspenden.

Además recordó que el uso legítimo de la fuerza pública implica, entre otros factores, que ésta debe ser tanto necesaria como proporcionada al objetivo legítimo que se persiga.

En este sentido, la CIDH instó al Estado de Jamaica a adoptar todas las medidas necesarias a fin de garantizar el derecho a la vida, la integridad y la seguridad de todas las personas.