Jueves, 27 de Mayo de 2010

El PSOE arregla el lío de su candidato en Sevilla

Los socialistas eligen al ex consejero andaluz Juan Espadas aspirante a su segunda mayor alcaldía

ÁNGEL MUNÁRRIZ ·27/05/2010 - 21:00h

Juan Espadas, candidato del PSOE en Sevilla.

El PSOE culminó este jueves su salida del embrollo de Sevilla, un lío interno que había dejado al partido sin referente electoral y que amenazaba su ya delicada posición en la segunda mayor alcaldía socialista tras Barcelona (PSC). El secretario provincial del PSOE, José Antonio Viera, anunció que Juan Espadas (Sevilla, 1966) será el candidato de su partido, tras haber sido respaldado por los comités locales. De su éxito depende conservar una plaza clave para el PSOE andaluz, más aún cuando las encuestas dan al PP por primera vez opciones creíbles de ganar las autonómicas en 2011 en su plaza maldita por definición.

Espadas es aún un candidato in péctore. Su ratificación queda supeditada al refrendo formal de Ferraz, previsto para otoño. Pero, a ojos de la opinión pública, el partido sale de la situación de orfandad en la que llevaba desde que José Antonio Griñán, presidente andaluz, anunció que el alcalde, Alfredo Sánchez Montesirín, no repetiría. No era una sorpresa, sobre todo por el brutal desgaste sufrido por el regidor. Pero sí sorprendió la forma en que se anunció, abriendo una auténtica crisis de liderazgo.

Ferraz, que aún debe refrendarlo, aceptó la fórmula "a regañadientes"

Ferraz, a quien corresponde la designación de los candidatos en las capitales, ha aceptado la fórmula escogida para superar esta crisis "a regañadientes", según fuentes de la dirección federal. Y no porque no crean en Espadas. La confianza en que el ex consejero de Vivienda supere en el año que queda para las municipales el escollo de su escaso grado de conocimiento es mayoritaria en el partido. El problema es otro. Y es interno.

La vía Espadas, según estas fuentes, crea "malestar" en el PSM, porque Tomás Gómez, su secretario general, querría ser señalado ya candidato a la presidencia de Madrid y el partido se opone, precisamente, con la excusa de que no toca. Pero tampoco, en rigor, tocaba para Espadas, si bien es cierto que el candidato andaluz suscita un mayor consenso interno. La medida podría generar agravios comparativos en otras ciudades andaluzas, como Málaga, así como en la Comunidad Valenciana y en Asturias.

Oficina itinerante

Griñán anunció en marzo por sorpresa que el actual alcalde no repetirá

La insistencia de la dirección andaluza ha pesado más que estas reticencias. Ahora Espadas debe presentarse a la ciudad, un trabajo que tiene adelantado el candidato del PP, Juan Ignacio Zoido, que ya fue el más votado en 2007. Fuentes socialistas apuntan a una posible fórmula para popularizarlo: una oficina itinerante que pase dos o tres días en cada distrito de la ciudad. Hoy dará su primera rueda de prensa como candidato.