Viernes, 28 de Mayo de 2010

El líder indígena Pizango vuelve a Perú desde el exilio

Lideró las protestas contra la explotación de la Amazonía

AGENCIAS ·28/05/2010 - 08:00h

Pizango fue detenido brevemente el miércoles a su llegada a Lima.

Tras 11 meses de exilio en Nicaragua, el líder indígena peruano Alberto Pizango regresó el miércoles voluntariamente a Lima, donde fue inmediatamente detenido para responder por los cargos de apología de sedición y motín abiertos contra él tras la muerte de 34 personas en los sucesos de Bagua del año pasado.

Nada más llegar al aeropuerto internacional de Lima, Pizango fue arrestado por agentes de la policía nacional peruana. Tras pasar la noche detenido, este jueves fue puesto a disposición de la juez titular del Juzgado 37 que le concedió la libertad provisional.

La Justicia peruana debe decidir ahora si se abre un proceso en su contra o si se acepta su petición de evitar el juicio con una comparecencia pública donde explicaría con detallelas protestas indígenas.

El líder indígena está acusado de los delitos de sedición, rebeldía y ataque a las fuerzas armadas por su liderazgo en las protestas que en junio del año pasado protagonizaron los pueblos indígenas de la Amazonía peruana en contra de unas leyes impulsadas por el Gobierno de Alan García que daban vía libre a la explotación de sus terrenos.

Símbolo de la resistencia

Pizango, de etnia chayahuita, afirmó que está siendo acusado de delitos que no ha cometido. Algunos de los principales líderes del país ven en Pizango un símbolo de la resistencia identitaria contra la entrada de grandes empresas multinacionales en la selva peruana. "Alberto es una figura que ha movilizado fuerzas, a mí me recuerda a Evo Morales", dijo el representante del Frente Socialista peruano y bolivariano en Venezuela, Máximo Flores.

El 5 de junio de 2009, la policía intentó disolver a los manifestantes que cortaban la carre-tera Fernando Belaúnde, en el tramo conocido como la curva del Diablo, en Bagua, en la zona del Amazonas. En los enfrentamientos murieron diez civiles y 23 policías.