Jueves, 27 de Mayo de 2010

Diplomacia y economía en la nueva doctrina de seguridad de Obama

Reuters ·27/05/2010 - 17:36h

El Gobierno de Obama presentó el jueves una nueva doctrina de seguridad nacional que une el compromiso diplomático y la disciplina económica con el poder militar para reforzar la reputación de Estados Unidos en el mundo.

En una ruptura formal con la doctrina de ir por libre de la era Bush, la estrategia del presidente Barack Obama pidió ampliar las asociaciones más allá de los aliados tradicionales de EEUU para incluir a potencias emergentes como China e India con el fin de compartir el peso internacional.

Frente a una economía con dificultades y déficits récord, la administración estadounidense también reconoció que impulsar el crecimiento económico y poner en orden el entramado fiscal de EEUU deben ser considerados prioridades principales de seguridad nacional.

"En el centro de nuestros esfuerzos hay un compromiso para renovar nuestra economía, que es la fuente de poder de Estados Unidos", dijo la declaración política de alto alcance.

La primera declaración oficial de Obama sobre los objetivos de seguridad nacional, que se difundirá en su totalidad a lo largo del jueves, omitió deliberadamente la política de guerra preventiva de su antecesor George W. Bush que distanció a algunos aliados de EEUU.

El documento, que establece la forma de mantener a EEUU a salvo mientras lucha en las guerras de Afganistán e Irak, formalizó la intención de Obama de hacer hincapié en la diplomacia multilateral sobre el poderío militar mientras trata de reestructurar el orden mundial.

La administración incluso recordó la determinación del presidente para tratar de colaborar con "naciones hostiles", pero advirtió a Irán y Corea del Norte, naciones nuclearmente desafiantes, que tenía "múltiples medios" para aislarlos si ignoran las normas internacionales.

La Estrategia de Seguridad Nacional, requerida por ley a todos los presidentes, es a menudo una reafirmación de las posiciones ya expresadas pero está considerada un documento importante porque puede influir en los presupuestos y en la legislación, y se sigue muy de cerca a nivel internacional.

"Debemos renovar la base de la fuerza de Estados Unidos", dijo el documento, afirmando que las bisagras de crecimiento económico sostenido dependen de que el país entre en una senda de "sostenibilidad fiscal" y también insta a una menor dependencia de fuentes de petróleo extranjeras.

que el fuerte endeudamiento de EEUU con países como China suponen un problema de seguridad nacional.

Sin embargo, el informe no refleja la enigmática relación de Washington con Pekín, alabándola por tomar un papel más activo en los asuntos mundiales aunque insiste en que debe hacerlo con responsabilidad, pero también mostrando inquietud por el crecimiento militar de China, diciendo que EEUU se "prepararía en consecuencia" para garantizar la protección de sus intereses y los de sus aliados.