Jueves, 27 de Mayo de 2010

Eurovisión se adapta a la dura realidad económica

Reuters ·27/05/2010 - 13:52h

Un poco más pequeño pero aún extravagante con 55 participantes, el mayor concurso europeo de la canción, Eurovisión, está reduciendo sus ambiciones de estrellato a una nueva y dura realidad económica.

Seguido por unos 124 millones de europeos y puesto en escena por las cadenas de televisión públicas, Eurovisión ha visto reducido su presupuesto en una cuarta parte en 2010, y cuatro países se han descolgado del concurso por cuestiones de presupuesto.

NRK, la cadena pública de la nación organizadora, Noruega, ganadora el año pasado, ha vendido sus derechos para emitir el Mundial a una emisora rival para financiar el festival del pop y ha señalado que no tendría dinero para acoger el concurso de nuevo si Noruega repite triunfo.

"Por supuesto la crisis económica nos está afectando, somos menos países compitiendo este año y todos se retiraron por la misma razón: recortes de presupuesto", declaró Svante Stockselius, supervisor ejecutivo del festival.

"Quizá estaría bien quedarse fuera un año, y después volver el siguiente en lugar de recortar en programas infantiles o noticias", dijo a Reuters, haciendo hincapié en que obtener beneficios no era el motivo de Eurovisión, uno de los programas más vistos de Europa.

La República Checa, Montenegro y Andorra se han retirado de la competición, mientras que Hungría no participará pero emitirá el concurso.

NRK dijo que invertiría 211 millones de coronas noruegas (unos 26 millones de euros) para montar la gala, que en los últimos años ha aumentado y ahora incluye tres noches de competición televisada: dos semifinales y la final del sábado.

El año pasado, Moscú gastó un récord de 35 millones de euros en un concurso brillante que utilizó el 30% de todo el stock de pantallas LED en un lujoso escenario, y algunos medios informaron de que el Gobierno ruso desembolsó unos 24 millones de euros.

"Cuesta demasiado", dijo Inge Solmo, un noruego que escribió un libro sobre Eurovisión titulado "Absolute Grand Prix". En 1986, Noruega organizó Eurovisión y gastó 11 ó 12 millones de coronas.

"Lo siento si Moldavia o Azerbaiyán ganan. ¿De dónde van a sacar el dinero para montar el concurso el año que viene?", añadió.

EN NÚMEROS ROJOS EN 2010

Stockselius dijo que era poco probable que la competición de este año obtuviera beneficios.

El último país que obtuvo ganancias por albergar Eurovisión fue Grecia en 2006, al beneficiarse de normas "menos rígidas" sobre los anuncios durante el concurso.

El martes no se mostraron anuncios durante las dos horas de semifinal, que como siempre sirvió una mezcla de pop y kitsch, estilos desde el baile folk a las baladas y homenajes a ABBA y los Village People.

Para ayudar a hacer frente a los costes, Eurovisión ha atraído a patrocinadores corporativos como Telenor, un grupo noruego de telefonía móvil con operaciones en toda Europa, y la aerolínea Norwegian Air.

En los años 50, Eurovisión llegaba a la mayoría de su audiencia a través de la radio. Ha crecido a pasos agigantados en las últimas décadas, abriéndose a nuevos concursantes y audiencias en el Este de Europa y los Balcanes, que han ganado siete de los últimos 10 concursos.

que representan la mitad de la puntuación total de cada uno de los participantes - sobrepasó los diez millones por primera vez.