Jueves, 27 de Mayo de 2010

El Príncipe de Asturias premia la sociología crítica

Los dos profesores reciben el Premio de Comunicación y Humanidades

GUILLAUME FOURMONT ·27/05/2010 - 11:58h

Zygmunt Bauman (izquierda) y Alain Touraine.

Frente a la globalización económica, que fragmenta la sociedad y fomenta el individualismo, hay que "impulsar un nuevo movimiento social ciudadano", dice Alain Touraine. "La única respuesta posible es el surgimiento de un espacio político igualmente global", añade Zygmunt Bauman. Es por este compromiso, por esta mirada sobre la sociedad contemporánea y una llamada a la acción social que los dos sociólogos ganaron ayer el Premio Príncipe de Asturias de Comunicación y Humanidades. El jurado consideró a ambos "creadores de instrumentos conceptuales singularmente valiosos para entender el cambiante y acelerado mundo en el que vivimos".

Considerado uno de los mayores teóricos de la sociedad postindustrial, el francés Alain Touraine (Hermanville-sur-Mer, 1925) siempre criticó la actitud de las autoridades políticas, ya fueran de izquierdas o de derechas. En Francia, su ensayo L'après socialisme aún es una referencia, 30 años después de su publicación, con su célebre arranque: "El socialismo ha muerto".

Touraine estudia las relaciones entre el individuo y la sociedad

Su trabajo se centró primero en la clase obrera de las fábricas Renault, antes de interesarse por las relaciones entre el individuo y la sociedad y los movimientos sociales, desde Mayo del 68 hasta los alzamientos militares en América Latina. Su fuerte crítica al sistema neoliberal y los peligros que este supone para la democracia le une a Bauman, el otro galardonado con el premio. Ambos son de la misma generación y asistieron a los grandes cambios del siglo XX.

Profesor en la Universidad de Leeds (Reino Unido) desde hace más de 30 años y sobreviviente de la persecución nazi a los judíos, el polaco Zymunt Bauman (Poznan, 1925) también estudió los movimientos obreros, aunque es reconocido por el concepto de "modernidad líquida". Vivimos, según él, en una época marcada por la inestabilidad y la precariedad. En sus últimas obras, Vida de consumo (Paidós, 2007) y Mundo consumo (Paidós, 2010), Bauman analiza los retos a los que se enfrenta un mundo globalizado, en el que la desregulación de los mercados destruyó los lazos sociales sobre los que se sostenían los países occidentales tras la II Guerra Mundial. ¿Cómo dar la vuelta a la situación? Acabando con la deriva de la sociedad de consumo.

"Este premio aumenta mi conciencia de ser un intelectual latino", reaccionó ayer Touraine, quien subrayó que su "meta siempre fue rescatar el concepto de sujeto". Los dos sociólogos se impusieron al japonés Shigeru Miyamoto, considerado el padre del videojuego. El galardón está dotado con 50.000 euros y será entregado en otoño.

Touraine y Bauman, pensadores de izquierdas

Alain Touraine

Touraine nació en Hermanville-Sur-Mer (Calvados) el 3 de agosto de 1925, se doctoró en Letras y entre 1950 y 1958 fue investigador en el Centro Nacional de Investigación Científica.

Director de Estudios en la Escuela de Altos Estudios de Ciencias Sociales desde 1960, entre 1966 y 1969 fue profesor de Sociología en la Facultad de Letras de París-Nanterre. Durante esta etapa escribió sobre "mayo del 68": "El Comunismo utópico. El movimiento de mayo del 68".

Un año antes de que llegara en Francia el socialismo al poder, Touraine, que se define como hombre de izquierdas, publicaba un libro, "L'Aprés-Socialisme" ("El Pos-socialismo"), (1980), que comenzaba con estas palabras: "El socialismo ha muerto".

Autor de una treintena de libros, Tourain ha publicado, entre otros, "Evolución del trabajo obrero en las fábricas Renault" (1955); "Sociología de la acción" (1965); "Conciencia Obrera" (1966); "La sociedad pos-industrial" (1969) o "Movimiento Obrero" (1984).

Zygmunt Bauman

Bauman nació en Polonia en 1925 en el seno de una familia judía. En 1939 se trasladó con su familia a la Unión Soviética huyendo de los nazis y más tarde regresó a Polonia, donde durante años impartió clases de Filosofía y Sociología en la Universidad de Varsovia.

Con diecinueve años se afilió al Partido Comunista, al que estuvo adscrito hasta 1967. Durante 15 años sufrió la persecución de los servicios secretos polacos, fue expulsado de la universidad y sometido a la prohibición de publicar.

Después de ejercer como profesor de Sociología en Estados Unidos y Canadá, en 1971 se trasladó a Inglaterra, donde reside en la actualidad y donde fue profesor en la Universidad de Leeds y, desde 1990, profesor emérito.

Entre sus obras destacan: "La modernidad líquida" (2004), "Amor líquido: acerca de la fragilidad de los vínculos humanos" (2005), Europa, una aventura inacabada" (2006), "Ética posmoderna" (2006), "Tiempos líquidos" (2007), "Vida de consumo" (2007) o "Libertad" (2008).