Jueves, 27 de Mayo de 2010

Las petroleras ignoraron los riesgos horas antes del vertido

Un informe del Congreso de EEUU asegura que, antes de la explosión de la plataforma de BP, ya existían datos que indicaban que podría haber un accidente

ANTONIO LAFUENTE ·27/05/2010 - 06:43h

Mientras el crudo de la plataforma Deepwater Horizon continúa ensuciando las aguas del golfo de México, el Congreso de EEUU ha podido constatar que el desastre se produjo por un cúmulo de negligencias, según un memorándum del panel encargado de investigar la explosión que el 20 de abril mató a once personas y dio origen a este vertido descontrolado que, desde entonces, no ha parado de fluir.

De acuerdo con una información publicada ayer por el diario The New York Times, el memorándum, enviado al Comité de Energía y Comercio del Congreso, recoge los últimos testimonios de distintos testigos que confirman anteriores sospechas sobre la existencia de esas negligencias.

Las declaraciones de los ejecutivos de las compañías implicadas señalan que, horas antes de la explosión, existían suficientes señales de que algo iba mal. Entre tales señales figuran algunas pruebas que indican que podía existir una burbuja de gas en el interior del pozo, preludio de una potencial explosión.

Además, mientras el crudo de la plataforma Deepwater Horizon continúa extendiendo su letal veneno sobre el fondo marino, las marismas de Lusiana y las costas de Florida, los empleados de las distintas empresas implicadas empiezan a hacer cada vez más evidentes sus diferencias. "Escuché a algunos responsables de la plataforma decir que BP estaba tomando un atajo al sustituir el fluido pesado que se usa para perforar los pozos con agua marina", aseguró a los investigadores de la Guardia Costera un trabajador de Transocean LTD, compañía que tiene la licencia sobre la plataforma.

En contestación a esa afirmación del trabajador de Transocean, los responsables de BP han declarado que en el desastre "están implicadas varias compañías, entre ellas BP. Simplemente es muy pronto para decir quién es culpable, y es algo que no nos corresponde a nosotros".

Registros de la plataforma indican, por ejemplo, que antes de la medianoche del día de la explosión la compañía Halliburton había estado tapando con cemento el pozo, y en la plataforma existían dudas acerca del cemento usado y la eficacia del trabajo realizado. Según ejecutivos de BP, las tareas de tapado con el cemento duraron más de lo normal y existía cierta preocupación sobre si este se había contaminado con barro.

Los responsables de Halliburton, sin embargo, han declarado ante el panel del Congreso que la compañía se limitó a seguir estrictamente las indicaciones que le había dado BP.

Otra cuestión que ha despertado las dudas de los congresistas concierne a otra de las empresas que trabajaba en la plataforma, concretamente en las válvulas de prevención, a las que se define como un seguro contra todo riesgo de explosiones y que suministra Cameron International. Según BP, estas válvulas no habrían funcionado correctamente.

El panel investigador que ha informado al Congreso ha manifestado que se necesitan hacer más averiguaciones sobre todos esos aspectos, incluido el de las pruebas que indicaban que podía existir una burbuja de gas en el interior del pozo.

Visita de Obama

Y mientras el crudo de la plataforma Deepwater Horizon continúa su vertido descontrolado por trigésimo sexto día consecutivo, el presidente de EEUU, Barack Obama, ha anunciado que visitará las zonas afectadas el viernes. Antes del viaje se espera que pida al Departamento de Interior una revisión de las medidas de perforación en alta mar para hacerlas más seguras. Un informe del inspector general de ese departamento ha revelado que los encargados de regular las perforaciones han mantenido relaciones muy estrechas con los responsables de las compañías de gas y petróleo, de quienes habrían aceptado regalos, que incluían viajes de caza y pesca, y con quienes habrían negociado incluso trabajar en el futuro para sus empresas.

Y mientras el crudo de la plataforma Deepwater Horizon continúa exigiendo el uso diario de miles de toneladas de agentes químicos tóxicos para diluirlo, BP ha anunciado un nuevo intento para contener el vertido. Tras el fracaso que supuso la colocación de cúpulas de cemento, la compañía petrolera quiere sellar la tubería por la que escapa el petróleo inyectando el fluido pesado que se usa en la perforación, un especie de barro parecido a la arcilla.

Se trata de un sistema que ha funcionado en pozos terrestres pero que no se ha intentado nunca en las profundidades marinas. Algunos ingenieros estiman que las probabilidades de éxito están entre un 60% y 70%. Sin embargo, el método no está exento de riesgo, pues puede hacer mayor la boca del vertido, y dejaría prácticamente cómo única solución la perforación de pozos de alivio, algo que se ha intentado evitar porque llevaría meses. BP ha almacenado 50.000 barriles de fluido pesado para la operación que, cuando obtenga autorización -quizá el próximo miércoles- se podrá seguir en directo a través de la cámara de vídeo que desde hace días muestra el vertido en tiempo real.

Según diversos cálculos de las autoridades, la plataforma ha derramado al mar ya 27,2 millones de litros de petróleo.

Noticias Relacionadas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad