Jueves, 27 de Mayo de 2010

La obsesión prohibida del agente de Cristiano

Fran, del Corinthians, brilla en el Mundial juvenil de clubes

GONZALO CABEZA ·27/05/2010 - 08:10h

Fran posa en un hotel madrileño.ángel navarrete

En cuanto un jugador brasileño tiene talento, los radares de los equipos europeos se disparan. "Con 15 años me intentó fichar el Liverpool, pero aún era muy niño y tendría que haber ido con mi familia. Además, el Corinthians, mi equipo, no quería. Firmamos un acuerdo preferencial de dos años, pero ya expiró", asegura el joven, que ahora, con 18 años, es la estrella del equipo brasileño en el Mundial de Clubes de su categoría que se celebra estos días en Madrid.

Ahora las cosas serían diferentes. "Con 15 años no estás preparado, todo es una incógnita, puedes tener una lesión y quedarte en nada, con 18 todo es distinto", comenta el chico, de cara aniñada y mirada viva. El de los reds no es el único canto de sirena que ha escuchado el mediocampista, un organizador que, según sus compañeros y técnicos, se parece a Beckham en el toque de balón. Hace unos meses le llegó otra oferta, aunque en este caso no de un equipo sino de un representante, Jorge Mendes, que lleva, entre otros, a Mourinho y Cristiano. No cuajó y su padre sigue dirigiendo su carrera.

Jorge Mendes no ha atado aún al mediocentro griego-brasileño

Muchos deportistas son representados por familiares, pero en el caso de Fran no es una decisión casual. Su padre está muy ligado al fútbol y es vicepresidente de la Federación Paulista. "Siempre es importante que tu familia esté detrás de ti. Mi padre conoce bien el fútbol", comenta en un fluido castellano. Fran, además, tiene una característica que le hace aún más atractivo para los equipos europeos: su pasaporte es griego gracias a su abuelo, que también le legó su apellido: Papayordanou.

Aún no ha debutado con el primer equipo del Corinthians, pero sí se ha entrenado con ellos. Allí ha podido conocer a dos jugadores que cumplieron con nota el "sueño de todos los jugadores en Brasil": triunfar en Europa. Son Roberto Carlos y Ronaldo. En el Mundial Juvenil de Clubes, Fran está viviendo su primer contacto con el viejo continente. "El año pasado fuimos a un torneo en Suráfrica, pero el nivel era menor", comenta sobre el torneo organizado por Sanchís. Las cosas no le pueden ir mejor, el Corinthians ha ganado su grupo, pudo con el Madrid y él ha ejercido de estrella. Hoy se enfrenta en cuartos de final al Valencia.

El torneo servirá a Fran para medir mejor su nivel. "Los jugadores europeos tienen mucha calidad, como los suramericanos, pero ven el fútbol de otra manera, aquí es más estratégico, allí más libre", asegura. Esa filosofía futbolística, menos encorsetada, sólo la adivina en un país de Europa, España. "Me gustaría jugar en el Madrid o en el Barça porque aquí se juega como en Brasil", comenta.

Su objetivo es España incluso juega con la roja en la Play, pero si tiene que ir a otro lado no cree que la táctica vaya a ser un problema. "Con trabajo esas cosas se aprenden", recalca. Fran repite la importancia del esfuerzo. "Antes y después de entrenarme suelo practicar faltas y corners. Con todo tan igualado, detalles de este estilo pueden distinguir un jugador".