Jueves, 27 de Mayo de 2010

Peligra la última carretera intercoreana

Pyongyang amenaza con cerrar el enlace con el sur y Clinton pide respuesta a su "belicosidad"

ANDREA RODÉS ·27/05/2010 - 08:30h

Hillary Clinton saluda antes de entrar en el avión que la llevará de vuelta a EEUU, después de una gira por Asia Oriental que ayer culminó en Seúl.- AFP

Pyongyang amenazó ayer con cerrar la última puerta que comunica las dos Coreas: la carretera que atraviesa su frontera común, la más militarizada del mundo. Cumplirá su amenaza, aseguraron portavoces del régimen norcoreano, si Seúl reinicia la emisión de propaganda anticomunista a lo largo de la línea divisoria, una de las medidas con las que el Gobierno surcoreano de Lee Myung-bak pretende castigar a Pyongyang por el hundimiento de la patrullera Cheonan el pasado marzo, que causó la muerte de 46 marinos surcoreanos.

La advertencia norcoreana sólo logró añadir leña al fuego el día en que la secretaria de Estado de EEUU, Hillary Clinton, llegaba a Seúl, la última escala de su gira por Asia Oriental. En rueda de prensa, Clinton reiteró su apoyo a Corea del Sur, país en el que EEUU mantiene 30.000 soldados, y exigió a Pyongyang el cese de su actitud "beligerante".

"Provocación inaceptable"

"Se trata de una provocación inaceptable por parte de Corea del Norte y la comunidad internacional tiene la necesidad y el deber de responder", declaró a los medios la jefa de la diplomacia estadounidense.

Durante su visita a Pekín en los días previos, Clinton ha intentado convencer a los líderes chinos para que apoyen una resolución en Naciones Unidas contra Corea del Norte. "Estoy convencida de que China entiende la gravedad de este asunto y que está dispuesta a escuchar las preocupaciones de Corea del Sur y de EEUU", dijo ayer Clinton. "Esperamos poder trabajar juntos para elaborar una respuesta", añadió.

"China continúa evaluando la información sobre el hundimiento del Cheonan"

Pese a sus declaraciones, las autoridades chinas no ceden. Por ahora, se han limitado a pedir "contención" y "diálogo" a ambas partes, desmarcándose de Seúl y Washington. Además, se muestran escépticas respecto a los resultados de la investigación internacional, que apuntan a un torpedo norcoreano disparado desde un submarino como la causa del siniestro naval.

"China continúa evaluando la información sobre el hundimiento del Cheonan", dijo ayer el viceministro de Exteriores chino, Zhang Zhijun. "Siempre hemos creído que el diálogo es mejor que la confrontación", subrayó Zhang.

Pyongyang continúa negando su implicación en el ataque y ha amenazado con emprender acciones militares contra Corea del Sur si se le aplican nuevas sanciones. Por el momento, el régimen liderado por Kim Yong-il ha dado la orden de reforzar la presencia militar en la frontera y las tropas surcoreanas se encuentran en estado de máxima alerta, aunque los analistas creen que hay escasas posibilidades de que la tensión degenere en un enfrentamiento armado.

Gran caída de las bolsas

Aún así, la crisis política ha provocado una importante caída de las bolsas asiáticas y del valor de la divisa surcoreana. También ha despertado el miedo de millones de ciudadanos surcoreanos, que en el último año han sufrido continuas provocaciones militares por parte de Corea del Norte y temen que Pyongyang llegue a usar su arsenal nuclear contra ellos.