Miércoles, 26 de Mayo de 2010

Alavedra y Prenafeta usaron su influencia ante los consellers para cobrar comisiones

EFE ·26/05/2010 - 17:47h

EFE - Así consta en un informe de la Fiscalía Anticorrupción de 22 de octubre de 2009, apenas unos días antes de la detención de los implicados en la trama de presunta corrupción urbanística, que ha mantenido durante meses en prisión a los ex altos cargos de CiU Macià Alavedra y Lluís Prenafeta (En la imagen), así como al ex alcalde de Santa Coloma de Gramenet (Barcelona) Bartomeu Muñoz. EFE/Archivo

Macià Alavedra y Lluis Prenafeta usaron su influencia como ex altos cargos de Jordi Pujol para mediar en operaciones urbanísticas ante consellers de la Generalitat, como Antoni Castells, y alcaldes con el objetivo de cobrar comisiones de empresarios con los que tenían intereses comunes.

Según el sumario del "caso Pretoria", al que ha tenido acceso Efe, las intenciones de lucro quedan claras en las conversaciones telefónicas intervenidas, cuando Alavedra pregunta a Prenafeta si tiene previsto que puedan cobrar comisiones por sus gestiones ante Castells y el segundo le confiesa: "qué te parece, que llevo año y pico currando con este tema, cobramos, vaya, claro, no jodas".

Como ya reflejó el juez Baltasar Garzón en el auto de noviembre del pasado año en el que envió a prisión al ex conseller de Economía Macià Alavedra y al ex conseller de Presidencia Lluis Prenafeta, ambos ex altos cargos de Jordi Pujol mantuvieron antes de ser detenidos una "actividad agotadora" para conseguir voluntades en el ámbito político y público a favor de sus clientes.

Por ejemplo, en el sumario se recogen varias conversaciones grabadas entre Alavedra y Prenafeta y entre éstos ex altos cargos de CiU y el empresario Lluis Casamitjana (Espais) para tratar sobre sus gestiones al más alto nivel sobre una operación urbanística en la zona Fòrum.

En esta operación, Alavedra mantuvo contactos -sin éxito- con el conseller de Economía, Antoni Castells (PSC), quien -según explica el imputado a los otros miembros de la trama-, le aseguró que tenía una confianza "ilimitada" en el director general de Política Financiera, Jordi Pericás, por lo que, añadió, "lo que él me proponga lo aceptaré".

"Tú no olvides -le asegura Prenafeta a Casamitjana- que el que tiene la sartén (por el mango) es el Jordi (Pericás) porque el conseller me ha dicho dos veces, la segunda vez se lo dijo al Macià (Alavedra): 'dile al Luis, que soy yo, que mi confianza con el Pericás es ilimitada, lo que él me proponga lo aceptaré, más o menos".

Esta conversación con Castells se produjo después de que Prenafeta se reuniera con el conseller de Política Territorial, Joaquim Nadal (PSC), donde se evidenciaron problemas en esta operación urbanística impulsada por Casamitjana en el Fórum debido a la oposición de la titular de Acció Social, Carme Capdevila (ERC).

Prenafeta también hace gestiones con la directora general de Vivienda, Carme Trilla, del departamento de Medio Ambiente y Vivienda, ya que en este caso no pueden hacer ninguna gestión paralela con el conseller Francesc Baltasar (ICV), con quien "saldríamos rebotados", según le confiesa Prenafeta a Casamitjana.

Por todo ello, Prenafeta le comenta al constructor que "a la que se tiene que apretar es a la Trilla". "El único peligro que podría haber por ahí es que la señora Trilla no me obedeciera y que hiciera ella lo que quiera con otro edificio", advierte Prenafeta.

En cualquier caso, ambos admiten que en este caso si hay comisión será con demora, lo que según el sumario podría afectar a Artur Mas, a quien cita Prenafeta: "yo no he hablado con Artur Mas de este tema, y si él es presidente, estará obligado a cumplir".

En el sumario también aparece reflejado que Prenafeta intermedió para evitar que los concejales de CiU en Cerdanyola (Barcelona) se planteasen objeciones a un proyecto de construcción de pisos de Espais (la inmobiliaria de Casamitjana, que mantuvo varias conversaciones con el alcalde, Toni Morral -ICV-).

Precisamente, para hacer esta intermediación Prenafeta habló con Artur Mas para que le pasara el contacto de una de las concejalas de CiU, Consol Pla, lo que le permitió decirle a Casamtijana que la llamara de parte del líder de CiU.

Prenafeta tampoco dudó en recurrir a Mas el 3 de junio de 2009, cuando le dijo: "hay un señor que quiere almorzar contigo porque quiere facilitar cosas, ¿me explico?".

"Es un señor que lo conoces mucho, no lo quiero decir por teléfono, pero es un tío controvertido, que es de Terrassa...tú dime qué día te viene bien para almorzar en un lugar discreto", a lo que finalmente Mas accedió, insistiendo en la importancia de que Prenafeta también estuviera en el encuentro.