Miércoles, 26 de Mayo de 2010

Aumenta control de presión arterial en EEUU, muchos aún sufren

Reuters ·26/05/2010 - 13:46h

Por Julie Steenhuysen

Casi la mitad de las 65 millones de personas en Estados Unidos con hipertensión ahora la tienen bajo control, desde el 27 por ciento hace dos décadas, dijeron investigadores del país norteamericano.

Pero la cifra total de estadounidenses que tienen hipertensión no cambió en los últimos años, lo que reflejó la necesidad de mejorar la prevención, escribieron en el Journal of the American Medical Association.

El Instituto de Medicina (IOM por su sigla en inglés) declaró previamente este año que la hipertensión es una "enfermedad ignorada" en el país y causa una de cada seis muertes, además de generar 73.000 millones de dólares en gastos en salud.

La hipertensión, es decir, cuando la sangre ejerce demasiada fuerza en su movimiento contra las paredes de los vasos, es fácilmente prevenible a través de la dieta, el ejercicio y los fármacos. Sin embargo, es la segunda causa de muerte en Estados Unidos.

El IOM, una de las Academias Nacionales de Ciencias, instó a la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA por su sigla en inglés) a regular la cantidad de sal añadida a los alimentos para ayudar a los habitantes a reducir su consumo de sodio, que puede provocar hipertensión, falla en los riñones y accidentes cerebrovasculares.

El doctor Brent Egan, de la Medical University of South Carolina, y su equipo estudiaron los cambios en las tasas de hipertensión, concientización, tratamiento y control entre casi 43.000 adultos estadounidenses durante dos períodos: 1988 a 1994 y 1999 al 2008.

Los participantes reportaron si estaban tomando medicación para controlar la enfermedad.

El equipo definió la hipertensión como una máxima de al menos 140 y 90 o menos de mínima. Un nivel normal es 120/80 o menos.

Entre los dos períodos, el equipo vio una mejora constante entre las personas que lograban controlar su hipertensión, desde el 27,3 por ciento en el primer período al 51,1 por ciento en el período finalizado en el 2008.

Estos avances reflejaron la mayor concientización acerca de la necesidad de controlar la presión y la mayor proporción de personas que estaban tomando medicamentos.

El equipo halló que la tasa de hipertensos aumentó del 23,9 por ciento entre 1988 y 1994 al 28,5 por ciento entre 1999 y el 2000, y esta cifra no cambió hacia el final del período 2007-2008.

Si bien la proporción de personas blancas con hipertensión cayó levemente, no hubo cambios en el número de afroamericanos y se registró un leve aumento en la cifra de hispanos con la condición.

El doctor Aram Chobanian, del Centro Médico de la Boston University, dijo en un comentario que mientras los avances en el tratamiento son alentadores, aún hay muchos desafíos.

La cantidad de personas hipertensas previsiblemente aumentará a medida que envejece la población, a menos que se modifiquen algunas de las causas subyacentes del problema.

Los factores de riesgo incluyen la obesidad, un estilo de vida sedentaria y el hábito de fumar. Las enfermedades crónicas como diabetes, enfermedad renal y el colesterol alto también influyen en la condición.

"A la larga, el enfoque superior para controlar la hipertensión y las enfermedades cardiovasculares será la prevención en vez del tratamiento", escribió Chobanian.