Miércoles, 26 de Mayo de 2010

La mancha por el choque de un petrolero no llega a Singapur

Reuters ·26/05/2010 - 08:46h

La marea negra procedente de un petrolero que se vio implicado en una colisión con un mercante en el estrecho de Singapur no ha llegado a la costa de la ciudad estado, dijo el miércoles su Autoridad Marina y Portuaria (MPA, por sus siglas en inglés).

El crudo del petrolero MT Bunga Kelana 3 está siendo transferido fuera de la nave tras la colisión de ayer, en la que vertieron alrededor de 2.500 toneladas de crudo ligero, según dijo previamente el dueño del buque.

"Se ha notificado que las aguas en nuestro fondeadero y en el Proyecto de Separación de Tráfico al sur de Changi estaban limpias", informó la MPA en un comunicado, aunque se pudieron ver algunas manchas de petróleo y de brillo en aguas de la costa este de Singapur y cerca del sur de Malasia, donde ocurrió el accidente.

"En el lugar había seis equipos de respuesta con dispersantes para gestionar el petróleo y el brillo", añadió.

"Quince embarcaciones y más de 120 efectivos fueron desplegados como parte de las tareas de contención y limpieza. Se están usando 3.300 metros de barreras de contención para contener la mancha de crudo", dijo la agencia, añadiendo que siguen las tareas de limpieza.

MPA había dicho que el tráfico por el estrecho, la ruta marítima con más tráfico de Asia, no se ha visto afectada.

El incidente causó daños significativos en el tanque del buque y provocó un vertido de crudo ligero Bintulu que están limpiando especialistas, dijo el propietario del barco, AET Tanker Holdings.

"AET también está cooperando totalmente con las autoridades malayas preparándose para posibles operaciones de limpieza a lo largo de la costa este en la península malaya", dijo la empresa, filial de la empresa malaya de transporte MISC.

El petrolero de bandera malaya llevaba unas 62.000 toneladas de crudo ligero cuando se vio implicado en una colisión con el MV Waily, un petrolero registrado en San Vincente y Granada.

El derrame, equivalente a unos 18.000 barriles, es muy pequeño en comparación con los 175.000 barriles de petróleo que se han vertido en el golfo de México desde la explosión del 20 de abril que causó el hundimiento de la plataforma petrolífera Deepwater Horizon.

La agencia medioambiental de Singapur dijo que ha recibido quejas de ciudadanos por un olor a petróleo pero que no ha detectado químicos tóxicos en el aire.