Martes, 25 de Mayo de 2010

Obama desplegará 1.200 soldados más en la frontera con México

Solicitará además una partida adicional de 500 millones de dólares para mejorar la seguridad en la zona

EFE ·25/05/2010 - 22:24h

El presidente de EEUU, Barack Obama, desplegará 1.200 soldados adicionales en la frontera con México y solicitará una partida adicional de 500 millones de dólares para mejorar la seguridad en la zona, según una fuente de la Casa Blanca.

Las tropas, de la Guardia Nacional, se ocuparán de labores de información y vigilancia, respaldarán actividades de combate al narcotráfico y darán formación a los agentes fronterizos, dijo el funcionario, que pidió no ser identificado.

Obama cedió así a las peticiones de legisladores de Arizona de ambos partidos, que han presionado a la Casa Blanca para que envíe tropas desde el asesinato el pasado 27 de marzo del ranchero Rob Krentz, un crimen aún no esclarecido.

"Los ciudadanos de Arizona saben que más soldados sobre el terreno significa una frontera más segura. Washington ha oído nuestro mensaje", dijo Gabrielle Giffords, una congresista demócrata.

"No es suficiente"

El republicano John McCain, que representa a ese estado en el Senado, afirmó, por su parte, que la decisión de la Casa Blanca "no es suficiente", y pidió el envío de 6.000 soldados. El funcionario hizo el anuncio después de que Obama se reuniera en el Congreso con los senadores republicanos.

Más soldados sobre el terreno significa una frontera más segura

La fuente explicó que los 500 millones de dólares que el presidente solicitará al Congreso se destinarán a aumentar los aparatos de vigilancia en la frontera, así como el número de agentes, investigadores y fiscales federales, además de respaldar a los cuerpos de policía locales y estatales. El objetivo es combatir las redes de tráfico de personas, drogas, armas y dinero, según el funcionario.

Al mismo tiempo, la Casa Blanca reiteró su deseo de llevar a cabo una reforma migratoria que regularice a los 12 millones de inmigrantes indocumentados en Estados Unidos.

"Continuaremos trabajando con el Congreso para arreglar nuestro sistema migratorio, que no funciona, mediante una reforma amplia", declaró el funcionario.