Martes, 25 de Mayo de 2010

Garzelli conquista Plan de Corones, Arroyo aguanta de rosa y Sastre retrocede

EFE ·25/05/2010 - 17:21h

EFE - El español David Durán Arroyo sube una cuesta en el Giro de Italia. EFE/Archivo

El italiano Stefano Garzelli (Acqua e Sapone) mostró sus cualidades de escalador al adjudicarse la decimosexta etapa del Giro, una cronoescalada entre San Vigilio di Marebbe y Plan de Corones, de 12,9 kilómetros, en la que el español David Arroyo logró mantener la 'maglia' rosa de líder.

El veterano Garzelli, de 37 años, antiguo gregario de Marco Pantani y vencedor del Giro 2000, se dio un homenaje en Plan de Corones, donde no tuvo rival, con un claro triunfo en el que marcó un tiempo de 41.28 minutos, en un duro ascenso con zonas sin asfaltar y pendientes de hasta el 24 por ciento. Un muro en el que trepó como nadie.

El australiano Cadel Evans (BMC) siguió al varesino en la etapa a 42 segundos y la tercera plaza fue para el francés John Gadret (Ag2r), a 54. Vincenzo Nibali (Liquigas) dio la talla con el cuarto lugar a 1.01, seguido de Michele Scarponi a 1.07 e Ivan Basso a 1.36, resultado que le sirvió para pasar al segundo puesto de la general, ya que Richie Porte se dejó en las pendientes 2.17 minutos.

También cumplió el kazajo Alexandre Vinokurov, octavo a 1.37, y se agarró al liderato David Arroyo, lejos de los mejores, decimosexto a 2.16 del ganador. El español cedió 1.34 minutos a Evans y 1.06 a Basso, que poco a poco le va limando diferencias al líder del Caisse D'Epargne.

El español Carlos Sastre no encontró el golpe de pedal en las paredes de Plan de Corones. Se dejó un puesto en la general, ahora es quinto. En un terreno favorable, el vencedor del Tour 2008 vio cómo Evans le restaba casi 2 minutos y 1.21 Basso, ambos empeñados en llegar el próximo domingo de rosa a Verona.

Aún con enormes etapas de montaña por delante, Arroyo tendrá complicada la defensa de la prenda rosa. Sufre en los grandes puertos y sus rivales se crecen ante la evidencia. La operación caza está en marcha. El español tiene a Basso pisándole los talones a 2.27, algo más lejos a Richie Porte, a 2.36, y Cadel Evans merodea el tercer escalón del podio a 3.09.

Sastre, Nibali y Vinokurov, a partir de los 4.30 minutos, esperan tiempos mejores en el Mortirolo y el Gavia, si las fuerzas les acompañan.

El ascenso a la cima de Plan de Corones se convirtió en un espectáculo marcado por el sufrimiento. A la dureza normal de sus rampas se unieron los cinco kilómetros finales de "esterrato", una superficie de conglomerado sintético que sustituye al asfalto, donde las ruedas patinan si el ciclista se pone de pie sobre la bicicleta. Un escenario que sirvió para constatar que peligra el liderato de Arroyo ante el empuje de sus rivales.

Pero la cronoescalada tan solo fue un aperitivo, pues el miércoles espera otra paliza, de 173 kilómetros, entre Brunico y el final elevado de Pejo Terme, un trayecto que incluye el Passo delle Palade, un puerto exigente de 18 kilómetros y rampas del hasta el 16 por ciento.