Martes, 25 de Mayo de 2010

Científicos hallan claves de éxito para el trasplante de riñón

Reuters ·25/05/2010 - 15:33h

Por Kate Kelland

Científicos europeos hallaron una amplia variedad de marcadores en la sangre de pacientes con trasplantes de riñón, lo que permitiría predecir si su nuevo órgano funcionará bien en el cuerpo y si necesitarán grandes dosis de medicación.

Los investigadores dijeron el martes que el hallazgo podría ayudar a los médicos a ofrecer un tratamiento más personalizado a los pacientes trasplantados y a modificar la cantidad de poderosos fármacos inmunosupresores que tienen que tomar para evitar que sus cuerpos rechacen el nuevo riñón.

Los científicos, liderados por Maria Hernandez-Fuentes en el King's College London, estudiaron a varios grupos de pacientes con riñones trasplantados en Europa, incluyendo 11 que habían dejado de tomar la medicación pero no habían rechazado el órgano porque parecían tener una "tolerancia natural".

El equipo realizó test detallados de muestras de sangre y halló diferencias en los sistemas inmunes particulares a estos pacientes.

"Esperamos poder empezar a analizar a otros pacientes para ver si tienen marcadores similares en su sangre", dijo Rachel Hilton, consultora renal del Guy's Hospital, en Londres, y coautora del estudio.

"Quizás haya muchos otros pacientes que potencialmente pueden reducir o interrumpir sus medicamentos si los analizamos para ver si sus sistemas inmunes son parecidos", dijo en una entrevista telefónica.

Los trasplantes de riñón son el tipo más común de trasplante de órganos en todo el mundo. En Gran Bretaña se practican 1.550 por año, mientras que en Estados Unidos la cifra asciende a 18.000.

El promedio de vida de un riñón trasplantado es de 12 años, un número que aumenta a alrededor de 20 años si el órgano proviene de un donante vivo.

Para muchos pacientes, el trasplante les permite vivir una nueva vida, pero también implica que tienen que tomar inmunosupresores, que tienen varios efectos secundarios, de por vida.

"Los principales efectos adversos son un aumento del riesgo de infecciones y de futuros cánceres, por eso son consecuencias muy poco deseadas tanto en el corto como en el largo plazo", dijo Hilton.

El equipo europeo luego comparó a los 11 pacientes con tolerancia natural al nuevo riñón con los pacientes que tomaban distintas dosis de inmunosupresores, al igual que con aquellos que usaban los fármacos pero también tenían señales de estar rechazando el órgano y con un grupo de voluntarios sanos.

Lo que encontraron fue "una serie completa" de marcadores que indicaban una "huella de tolerancia" en algunos pacientes.

Los resultados fueron después corroborados en otro estudio de la Cadena de Tolerancia Inmune de Estados Unidos. Ambos trabajos fueron publicados en el Journal of Clinical Investigation.

Pero las conclusiones no sugieren que los pacientes trasplantados deban interrumpir su medicación sin consultar a su médico.

"Es de vital importancia (...) que los receptores de órganos no dejen de tomar sus inmunosupresores en base a estos resultados", advirtió Hilton. "Cualquier reducción en la medicación debe ser cuidadosamente decidida y clínicamente controlada", agregó.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad